Controlaron peso y calidad en operativo a comerciantes de Otavalo

controlOtavalo.- Los propietarios de tiendas de abastos y tercenas ubicadas en la terminal de buses y la avenida 31 de Octubre fueron sorprendidos por un control realizado por la comisaría nacional y varias dependencias de la municipalidad.

Una balanza en mal estado y 116 libras de carne de res que no contaban con los respectivos sellos del camal municipal fueron decomisados durante el control.

Operativo. El comisario nacional, Miguel Seraquive, explicó que el control se realizó para solicitar los permisos de funcionamiento de cada uno de los locales, pesos, balanzas y productos caducados.
“Hemos aprovechado el control para revisar la procedencia de la carne para de esta manera garantizar la salud de la ciudadanía”, dijo Seraquive.

Ciudadanía. Durante el operativo se obligó a los tercenistas a que retiren las carnes que se encontraban exhibiéndose colgadas en ganchos a la intemperie y sean colocadas en frigoríficos que garanticen la cadena de frío y la frescura del producto que se expende en estos sectores de la ciudad.

“Es importante que este tipo de controles se traslade también a otros puntos de la urbe y al mercado 24 de Mayo en donde las carnes se exhiben colgadas sin que nadie pueda hacer nada y ni siquiera el administrador de ese mercado pueda hacer cumplir esta normar sanitaria”, dijo Carmen Salas, habitante de la ciudad.

Procedimiento. Según Jéssica Gómez, técnica de calidad ambiental de la municipalidad la carne decomisada fue trasladada hasta el relleno sanitario para su destrucción.

“En este caso se aplicó la ordenanza del camal municipal en donde claramente se dice que la carne que se desconoce su procedencia se procede a decomisar y además se estipula una sanción económica”, explicó Gómez.
La propietaria del producto decomisado aseguró que la carne no estaba de venta al público ya que era un encargo para una fiesta.