Contraloría de Ecuador revisará el uso de aviones presidenciales

Quito. La Contraloría General del Estado efectuará un examen especial al uso de los aviones presidenciales por parte de la presidencia de la República y otras entidades relacionadas.

El proceso se realizará a través de la Dirección Nacional de Auditoría de Administración Central. Según informó la entidad en un comunicado, el período de evaluación será desde enero de 2012 hasta el 24 de mayo de 2017.

El objetivos, según el documento de Contraloría es determinar “fechas, número de viajes nacionales e internacionales realizados, destinos, horas de vuelo, tripulación, lista de pasajeros de cada vuelo, objetivos de los desplazamientos y los costos”.

La acción forma parte del Plan Anual de Control 2018, aprobado por el Contralor General Subrogante de Ecuador, Pablo Celi de la Torre. La entidad prevé para este examen un tiempo de 90 días laborables.

Para uso presidencial existen dos aviones, el Legacy 600, matrícula FAE 051, y Dassault Falcon para vuelos internacionales, ambos son operados por la Fuerza Aérea Ecuatoriana.

Según diario El Telégrafo, el Legacy 600 tiene más de 35 años de fabricación y fue adquirido en diciembre del 2008 por la FAE a la empresa brasileña Embraer en USD 28 millones y sirve para viajes al interior del país. El Falcon 7X, le costó al Estado USD 50 millones, en 2013.

En ese momento, la compra se justificó en la necesidad de cubrir vuelos transoceánicos. De allí que en varias ocasiones sirvió para que el exmandatario Rafael Correa realice visitas oficiales en Europa y Asia. La adquisición de estos aviones fue cuestionada por parte de la oposición, al señalar que los costos eran considerados como elevados.

Sin embargo, el expresidente Rafael Correa justificó la compra del Falcon 7X al indicar que estaba contemplada dentro de un plan de renovación de la flota aérea del Estado.