Continúa la venta de licor no procesado

licorOTAVALO. Un hombre fue encontrado muerto el domingo pasado en un sector de la parroquia de San Pablo. Andrés Rojas, comisario nacional, manifestó que la posible causa de su muerte fue el consumo de licor artesanal no procesado. Sin embargo no sería la primera vez que ocurre esto. Hace una semana, una mujer habría muerto por la misma causa.

Situación. La mañana de ayer, Rojas ejecutó un operativo de inspección en la zona de San Pablo. Encontró viviendas que funcionan como cantinas y adecúan los espacios de la cocina para expender el licor no procesado.


“Es penoso ver a los indigentes bebiendo en cuartos cerrados, con colchones viejos. Seguro ahí se duermen y allí vienen las muertes”, dijo Rojas.
El parque acuático también fue inspeccionado. Junto a una esquina se encontró a personas que ingerían licor cerca de un grupo de chanchos. “Ya no les importa ni el lugar donde beben, ahora hasta cerca de los animales”, manifestó la autoridad.
En el sector San Juan Alto también fueron decomisados mil 200 litros de licor. El Batán es otro de los lugares donde se expende esta bebida. Sin embargo, la situación ha sido controlada en estos días.

Acciones. Rojas explicó que cumple con el decomiso de licor artesanal no procesado. Pero el problema no queda ahí. Pues también es responsabilidad de las personas que ingieren esta bebida sin medir las consecuencias mortales.
“Son personas alcohólicas que no se les puede detener. El momento que les hace falta la bebida empiezan a temblar y a convulsionar. Corremos el riesgo de que se mueran en la cárcel”, expresó.
Con esto, la situación se ha convertido en un problemas social que atenta contra la vida y seguridad de los moradores.