Consumo de agua se duplicó en Imbabura durante el encierro

El pasado fin de semana los imbabureños volvieron a un nuevo confinamiento. Desde que inició la pandemia se ha observado que el confinamiento ocasiona cambios en los usos y costumbres de la población, uno de estos cambios es el aumento en el consumo de agua, lo cual tiene consecuencias indirectas.

La Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Ibarra (EMAPA-I), ha informado que “el consumo domiciliario de agua potable se ha duplicado” durante este nuevo confinamiento, y que, abusar del consumo de agua potable pone en riesgo a todos los habitantes, ya que ocasiona una reducción de la presión y cobertura del líquido vital para los ibarreños.

En este sentido, Abel Anrango, director técnico de la EMAPA-I, ratificó que en varios de los sistemas de agua dentro de la ciudad el consumo se duplicó durante el fin de semana de confinamiento. “Los tanques que normalmente abarcan hasta las 8, 9 o 10 de la noche; a la 1 o 2, de la tarde ya no tenían reservas, en general haciendo un diagnóstico de toda la ciudad, en promedio aumentó un 25% el consumo de agua”.

Esto, según Anrango, se debe a que la gente está dentro de sus viviendas, y utiliza el agua para actividades como lavar vehículos o lavar ropa. Incluso se evidencia un tema de desesperación colectiva, donde hay un malentendido por parte de la ciudadanía, que intenta reservar agua, llenando los tanques o grandes reservorios, y esto genera un consumo exagerado en varios de los sistemas de agua potable.

Este consumo excesivo de agua tiene consecuencias que quizá no se están tomando en cuenta. Según el funcionario de la EMAPA-I, los principales afectados son los barrios de las zonas altas de la ciudad como Alpachaca, Romerillo Alto, La Primavera o San Antonio.

“El agua por física va primero a las partes bajas, y una vez que las partes bajas satisfacen sus necesidades, el agua va tomando presión a las partes altas, entonces el mayor problema es que en las partes altas se disminuye la cantidad y la presión del agua, incluso hay cortes del servicio, y en las partes bajas también disminuye la presión”, explicó.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona debe consumir en promedio 100 litros de agua para consumo e higiene. El agua es un recurso primordial, especialmente durante la pandemia, por lo que es necesario ser conscientes con la forma en que utilizamos este líquido, a fin de que nadie quede desabastecido.