Consuma carne segura

carneIBARRA. La carne de res, pollo, cerdo y embutidos tienen distintos tipos de tratamiento, conservación, y exhibición para que estas, lleguen al consumidor en las mejores condiciones. Sin embargo, este proceso no es bien conocido por la colectividad, exponiéndola a adquirir productos contaminados o en mal estado.

El consumidor debe saber que no todos los alimentos son iguales y que, por tanto, no todos tienen las mismas necesidades para ser conservados, manipulados y adquiridos.
Uno de los aspectos más importantes es la conservación, la que varía en función del alimento y de esta manera evitar toxiinfecciones alimentarias.  
El Municipio de Ibarra a través de Pablo Torres, comisario municipal, se ha encargado de realizar controles en los mercados de la ciudad para verificar que cada uno de los faenadores y expendedores de productos cárnicos, aves y embutidos cumplan con los parámetros de higiene establecidos.
Para la carne de res y de cerdo, los animales son escogidos por el comerciante externamente y luego de un proceso controlado por Agrocalidad y un veterinario que descarte que tengan algún tipo de enfermedad, pasan a ser faenados en el Camal Municipal. Blanquita Quiguango, tercenista, explica que solicitan los cortes y cantidad de carne que necesitan según sus necesidades de venta diaria, y el sobrante es guardado en frigoríficos especializados que mantienen el producto en bajas temperaturas que conservan su frescura.
“Nosotros contamos con un delantal, gorra y guantes para expender la carne, a veces no nos acostumbramos a usar los guantes, pero las manos las mantenemos limpias. Cada puesto cuenta con las máquinas para pesaje, corte y conservación del producto y así garantizamos que todo lo que sale sea de buena calidad. La Comisaría Municipal realiza los controles en los que estamos de acuerdo porque hay personas que por ahorrarse costos faenan los animales en camales clandestinos y esa carne no es segura para la gente”, mencionó.
El Comisario asegura que han recibido denuncias en las que les han manifestado que en determinados lugares de los mercados se

 

estarían comercializando productos cárnicos de mala calidad. El tiempo de respuesta es inmediato. “Acudimos y verificamos lo que se nos expone y en caso de encontrar anomalías amonestamos y hasta clausuramos. Hemos reforzado los controles que van desde la llegada del animal en pie al camal hasta que llega a las bandejas de expendio en los puestos. Por eso ahora podemos decir que la carne de res y cerdo, pollo y embutidos que se están comercializando en los mercados es segura”, dijo.

FAENA CLANDESTINA
Un contingente de Policías Municipales estará permanentemente en el Camal Municipal para regular la llegada de los animales a faenarse.
“Recibimos la queja de que una res había llegado muerta y que pretendían faenarla, nosotros impedimos que esto suceda porque los animales deben llegar en pie”, dijo Pablo Torres.
Los camales clandestinos, están incluídos en los operativos que se realizarán.  El afán, es evitar que esta carne sin garantías de salubridad llegue a ser expendida al público.  
“Vamos a intervenir en estos sitios que personas inescrupulosas han colocado para faenar animales en condiciones no aptas y sin el cumplimiento de los controles establecidos”.
Martha Lincango, consumidora, dice apoyar la iniciativa de la municipalidad  de reforzar los controles de venta de carnes y demás en los mercados. “Es bueno porque así vamos a saber que estamos comprando carne segura.
Lo mejor de todo es que ahora ya no nos quedamos callados y somos escuchados, ya que si tenemos algún inconveniente la Comisaría Municipal y la Administración acude al llamado”.

TODOS SE SUMAN
Distribuidores privados de estos productos, exponen el tratamiento que le dan a la mercancía percible, a diferencia de los mercados, donde la compra es más breve. Ines Yépez, gerente de la Distribuidora JW Express en Imbabura, dice que lo primordial es la cadena de frío para la conservación de las carnes.
En la empresa que representa, el traslado del producto se lo realiza en contenedores especializados que mantienen la carne y los embutidos a temperaturas de hasta cuatro o cinco grados bajo cero.

Al llegar a su custodia, Yépez explica que cuenta con grandes cuartos de frío que mantienen diferentes temperaturas que van hasta los 18 grados bajo cero.
Cada tipo de carne cuenta con su bodega congelada.
“La carne de cerdo no se congela en la misma estancia que la de pollo y asimismo los embutidos tienen su espacio en otro congelador, esto es para evitar que de producto a producto se pasen las bacterias que cada uno podría desarrollar.
Sin embargo, nosotros mantenemos un cuidado especial hasta que llega al cliente. El expendio lo hacemos higiénicamente y el producto se exhibe en regrigeradores”, destacó.

Sanciones para tercenistas
que incumplan

Para aquellos comericantes que incumplan con el mantenimiento de los congeladores o mala manipulación de los productos las amonestaciones pueden ser desde verbales y el pago de 80 dólares por primera vez. Si el asociado reincide, la multa llega hasta casi 300 dólares y la clausura de 15 a 30 días según la falta cometida y en caso de sobrepasar estas advertencias, se considera el cierre definitivo del puesto.