Consejos estudiantiles desfinanciados

david ruizSegún el Artículo 62 del Reglamento General a la Ley Orgánica de Educación Intercultural: “… Las organizaciones estudiantiles se deben conformar de manera obligatoria a partir del cuarto grado de Educación General Básica en todos los establecimientos educativos. Para garantizar el permanente ejercicio democrático, se deben conformar representaciones estudiantiles de grado, curso o paralelo y un Consejo Estudiantil por establecimiento.


El Artículo 64, señala que: “El Consejo Estudiantil está conformado por un (1) Presidente, un (1) Vicepresidente, un (1) Secretario, un (1) Tesorero, tres (3) vocales principales y tres (3) suplentes, elegidos de entre los presidentes de las representaciones estudiantiles de grado o curso”. Bueno, el asunto es que, desde hace algunos años, ya es práctica común en todas las instituciones educativas, la elección de los Consejos Estudiantiles. Se conforman listas, hacen campaña, ofrecen hacer cosas, hacen cierres de campaña, se dan las votaciones y se proclama a los ganadores… Todo muy parecido a las campañas de los candidatos de la vieja y la nueva partidocracia. Hasta ahí, todo lindo.
El problema viene cuando los nuevos dirigentes estudiantiles deben empezar a cumplir lo que ofrecieron. ¿Con qué dinero? Aquí ya la cosa difiere de los políticos grandes, quienes, antes de ganar una elección ya saben que contarán con algunos millones de dólares para, entre otras cosas, hacer obras. Los pobres estudiantes tienen que salir a vender ceviches, hacen rifas, etc.; con la finalidad de recaudar fondos para realizar el programa navideño, festejar el Día del amor y la amistad, agasajar a los profesores…
Hace seis años, propuse públicamente que, para financiar a los Consejos Estudiantiles, al momento de matricular a sus hijos, cada padre de familia aporte con un dólar, para que los dirigentes estudiantiles puedan ayudarse en su trabajo.
Así, si son 500 padres de familia, se reuniría 500 dólares; si son más padres de familia, mucho mejor. Hoy, añado a la propuesta anterior, que cada docente aporte con 5 ó 10 dólares cada año, con la misma finalidad.