Congestión en la panamericana norte

renata barraganEl gobierno ecuatoriano en la administración del Presidente Correa no ha escatimado gastos y altos costos para lograr la realización de una fantástica infraestructura vial y la construcción de supercarreteras en todo el país, a un alto costo de varios millones de dólares.

Una de las carreteras en mención son las comprendidas en el norte del país, especialmente en el tramo Quito-Guayllabamba en donde se realizó increíbles ampliaciones de alta tecnología para permitir que los usuarios se beneficien de las ampliaciones para evitar los trancones y sean vías para un desplazamiento más rápido. Cuando las importantes vías de acceso al aeropuerto Mariscal Sucre en Tababela, desde el sector Collas estén terminadas y se las use, se constituirán en el acceso más importante desde el norte hacia y desde el aeropuerto.

Pero lamentablemente los usuarios que transitamos frecuentemente por las vías de la Panamericana Norte a la altura mencionada hemos podido notar la ausencia de la policía de tránsito que tan buen papel cumplía en ese sector en épocas pasadas. Ahora realmente su presencia es escasa o nula en días ordinarios, lo mismo sucede en los fines de semana, e inclusive en los feriados. Los congestionamientos de tránsito en dichos sectores son realmente impresionantes, por la falta del elemento policial para que dirija el tráfico, formándose colas interminables de carros que pugnan por rebasar o buscar alguna solución para seguir más rápido e inclusive algunos para darse la vuelta y regresar.
Antes la policía era de mucha utilidad en estos trancones, pero ahora es la ley del que tiene el vehículo más grande que se cruza faltando el respeto a todos los carros pequeños, realizando un sinnúmero de infracciones de tránsito sin que haya ninguna autoridad que sancione a estos infractores. Sería deseable que cuando las vías al aeropuerto por Collas estén terminadas y empiecen a ser utilizadas, exista un control policial para evitar toda esta clase de infracciones y para que el tráfico fluya normalmente. Se espera que estas carreteras de primer orden y orgullo nacional se complementen con un sistema de vigilancia y seguridad por parte de las autoridades policiales.

Renata Barragán
chiquita25@uio.satnet.net