Conflicto es energía convertida en música

Ibarra. Vestido de terno y corbata mientras ejerce su profesión de docente, es como sus estudiantes conocen a Pablo Calderón Chiriboga, uno de los fundadores de la Banda de Hardcore “Conflicto”, pero lo que sus alumnos no se imaginan es que debajo de esa ropa formal, su piel está cubierta de tatuajes, y por las noches, adopta su esencia de guitarrista y compositor de este género underground.

Seguimiento. Conflicto se creó hace 7 años, como una idea de juntar a músicos apasionados por el Hardcore que querían compartir con la gente el mensaje profundo que transmite cada una de sus canciones, tratando temas como la injusticia social, económica y la reacción frente a quienes maltratan a los menores, además de empoderar a las personas con la idea de luchar por sus sueños y nuca rendirse.

El nombre de la banda nace gracias a un pequeño proyecto que tenía en mente uno de los exintegrantes, destacando que el conflicto está presente en el diario vivir de toda la gente y que el sentido de vida radica en salir de los problemas, siempre con la frente el alto.

Bryan Espín (vocalista), Bryan Vega (baterista), Andrés Terán Yépez (bajista) y Pablo Calderón (guitarrista) son los cuatro miembros que desde hace 3 años conforman la banda.

Álbumes. Como parte de su trabajo tienen un álbum denominado “Condenados” que consta de 10 canciones y en agosto grabarán su segundo álbum llamado “Ninja Style” conformado por seis canciones. La evolución musical es la diferencia entre los dos álbumes, pasando de un Hardcore antiguo y rápido a un Hardcore beatdown, es decir más pesado y con ritmos breakdowns, que son interludios instrumentales lentos durante la canción.

Fans. La acogida que “Conflicto” tiene en la actualidad ha crecido gracias al apoyo recibido por parte del grupo quiteño “Mi Familia Hardcore”, quienes los ayudaron realizando una tocada en la capital. Posteriormente su fanaticada en Ibarra creció, logrando que el género renazca en Imbabura.