Confirman muerte de ecuatoriano durante un tiroteo en Florida

Miami. Un robo a una joyería ocurrido ayer jueves en la ciudad de Coral Gables (Florida) dejó cuatro muertos, entre ellos los dos sospechosos, tras una persecución policial de cerca de 50 kilómetros (29 millas) que terminó en un tiroteo en un bulevar de Miramar, al norte de Miami, informaron medios locales.

Imágenes de televisión en vivo mostraron una lluvia de balas de varias patrullas policiales contra un camión de mensajería que estaba en un atasco de vehículos en plena hora pico y que había sido secuestrado por los sospechosos junto con su conductor.

Los muertos, según reportó el Miami Herald, son los dos sospechosos del robo, el empleado de la empresa de correos de UPS y un conductor de un vehículo particular.

Según información recogida por la cadena de noticias Telemundo 51, uno de los fallecidos es un ciudadano ecuatoriano identificado con el nombre de Frank Ordóñez y que la fatídica jornada cumplía su primer día de trabajo como chofer en la mencionada empresa.

Amigos y compañeros lo identificaron, en las redes sociales, como un joven padre amoroso y un empleado responsable. El ecuatoriano era el padre de una pequeña de cinco años, según consta en su perfil de Facebook. Sin embargo, las imágenes más recientes datan de 2015.

De acuerdo a su perfil publicado en la plataforma de Facebook, Frank estudió en el Miami Dade Community College, asistió a la secundaria Barbara Goleman y vivía en Hialeah Gardens.

La mayoría de sus publicaciones en las redes sociales incluyen mensajes cariñosos dirigidos a su pequeña hija. Se desconoce su estado civil y sólo aparece un familiar en su perfil: su tío Jacinto Apolinario Quintana, originario de Guayaquil, Ecuador.

Testigos del tiroteo se mostraron indignados en la redes sociales del riesgo que supuso el tiroteo no solo para el empleado de correos, sino para una gran cantidad de conductores y sus familias en plena hora pico, además de los transeúntes.

Al final de la persecución, a lo largo de los condados de Miami-Dade y Broward, donde terminó, los ladrones se apoderaron del camión de correos, que fue blanco del tiroteo de la Policía.

Las imágenes de televisión mostraban un hombre intentando salir del camión del lado del pasajero durante el tiroteo, pero no se sabe si era un empleado de la empresa de correos UPS o uno de los sospechosos.

En el bulevar, que fue cerrado por las autoridades, resultaron heridas al menos tres personas, de las cuales una fue aerotransportada a un centro hospitalario, y las otras dos rehusaron hacerlo al considerar que tuvieron heridas menores, informaron medios locales.

De igual forma se informó de una mujer que resultó herida de bala en la cabeza durante el robo en la joyería, pero que ya fue dada de alta en el hospital. No hubo oficiales muertos.

UPS publicó en su cuenta de Twitter un mensaje de solidaridad y pesar por la muerte de su empleado.