Conectados, pero… desconectados

Los últimos avances de la tecnología, especialmente aquellos que tienen que ver con el Internet y la conectividad virtual han minimizado las reuniones familiares, los encuentros entre amigos, y los acercamientos con otros profesionales, que se los hacía personalmente, compartiendo un ágape fraterno, un almuerzo de trabajo, una cena de negocios o una noche de tertulia; puesto que en la actualidad todas las conversaciones, diálogos, o pláticas se las puede hacer en forma virtual, video llamadas, skype, etc. Es muy común ver a las personas conectadas a aparatos y dispositivos que acortan las distancias de miles de kilómetros, tanto en tiempo como espacio, pero tan desconectadas unos de otros físicamente y personalmente, aún estando a pocos centímetros.

Lamentablemente, los correos electrónicos por medio de la web, los mensajes a través de los celulares, los chats mediante whatsApp, y todas las redes sociales han acabado con esos momentos inolvidables, en los que los familiares y amigos se reunían para tomar decisiones, los compañeros y colegas se congregaban para buscar solución a los problemas, los hombres y mujeres se citaban para conocerse más. No obstante, una sonrisa, un apretón de manos, un abrazo o un beso jamás podrán ser reemplazados por un colorido sticker o una imagen en movimiento que se envía en forma virtual; ya que el disfrutar personalmente de una conversación amena fortalece la unión, consolida la amistad y engrandece el amor.