Conductores se quejan por los controles que realizan los ACT

Malestar e incomodidad se ha generado por algunos conductores de la ciudad ya que aseguraron que los presuntos “abusos” por parte de los agentes de tránsito aún se siguen dando. Edwin Ch, conductor que usa su auto para llevar mercadería, mencionó que fue multado mientras dejó su auto estacionado presuntamente en un lugar permitido, y de esta manera fue notificado.

En días anteriores, comuneros de Imantag en Cotacachi retuvieron a agentes de tránsito, ellos exigieron que no se realicen operativos de control en el sitio, pedido que no llegó a un acuerdo ni a un compromiso.

De igual manera un conductor que decidió no identificarse, aseguró que los controles deben realizarse con un fin en específico y no porque se les ocurre ejecutar algún tipo de operativo a cualquier momento.

“Lo único que esto nos hace pensar es que ellos buscan sacar algún provecho de esto, ya hemos conocido algunos casas que se han dado en la ciudad, que a cambio de no multar han recibido dinero, las cosas deben ser claras para evitar problemas”, dijo el hombre.

También es importante recalcar que es responsabilidad de cada conductor el evitar multas ya que se debe respetar las respectivas leyes y señales de tránsito, muchas veces en la ciudad se nota un irrespeto, que hasta se ha llegado a agredir a los uniformados.

La ciudadanía quiere un cambio en materia de tránsito pero también este cambio debe comenzar con ciertos ciudadanos.

Se debe conocer que las multas por irrespetar las normas de tránsito están tipificadas en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), mientras que las sanciones por incumplir las normas municipales se encuentran en las Ordenanzas creadas por el Municipio.

Las más graves son las que pertenecen a la primera clase y son sancionadas con una pena privativa de libertad de tres días, una multa equivalente a un salario básico unificado o USD 400 y la reducción de 10 puntos de los 30 que tiene una licencia de conducir. Un ejemplo de este tipo de contravención sucede cuando un conductor excede los límites de velocidad o si agrede a una autoridad o un agente de tránsito.

Más de un ciudadano sugirió que los controles no se realicen en beneficios de los ACT, si no por evitar incidentes e incluso accidentes de tránsito en las vías.

La Empresa Pública de Movilidad ratificó en rueda de prensa su compromiso de seguir combatiendo el transporte informal, decisión que fue respaldada por los gremios del transporte de la provincia ante los hechos suscitados el lunes pasado en la parroquia Imantag.

Las autoridades de la institución desmintieron que se haya llegado a algún acuerdo o compromiso previo con los representantes de esta comunidad, toda vez que sus pedidos transgreden el cumplimiento de la ley, según expresó Miguel Macay, Gerente operativo de la EPM. Por eso han sido enfáticos en señalar que la institución defiende y respalda el derecho al trabajo pero rechaza la ilegalidad del transporte.

“El derecho universal al trabajo tiene que estar encuadrado en el cumplimiento de las disposiciones del ordenamiento jurídico, porque eso implica que efectivamente se aplique el principio de igualdad ante la ley, porque, qué sentido tiene que una parte cumpla con la norma y otros no vean la necesidad de cumplir con esas exigencias” señaló Juan Manuel Fuertes, Gerente de transporte. Dijo que seguirán firmes con el propósito de combatir la informalidad en la provincia.