Conducía carro de dudosa procedencia

p38f1Agentes de la Unidad de Policía Comunitaria Rieles 1 – 2 recuperaron un automotor que se encontraba reportado como robado. Según reza en el parte emitido al respecto, los uniformados habrían observado una aparente actitud sospechosa de cuatro personas que se encontraban dentro del automotor y procedieron a verificar el hecho, encontrando en el sistema policial dicha novedad.

 

HECHO. Los constantes patrullajes realizados por los efectivos de la Policía permitieron la recuperación de un automotor. De inmediato los uniformados reportaron el particular a la entidad de control y en cuestión de segundos personal del Grupo de Operaciones Motorizadas, GOM, llegó al sitio. Un registro minucioso se realizó en el mismo y al verificar en el sistema el número de placa se descubrió que  estaba reportado como robado, por lo que fueron trasladados hasta la oficina de la Policía Judicial, PJ.

PROCEDIMIENTO. Edison S. se identificó como propietario del automotor, aduciendo a los efectivos que adquirió el vehículo hace un mes y medio en Quito, razón por la que no portaba el contrato de compra y venta y que además aún adeudaba la cantidad de 3.500 dólares. El suceso se puso en conocimiento del representante del Ministerio Público de turno quien determinó que sólo el automóvil sea retenido e ingresado en los patrios de la PJ, mientras que el ciudadano no sea privado de su libertad mas deberá comparecer ante las autoridades las veces que la Fiscalía lo considere necesario, por lo que el hombre no fue procesado, ni tampoco sus supuestos acompañantes.

DETALLE. El automotor incautado es un vehículo marca Chevrolet Aveo, color gris, de placa PBL 9137. Su propietario original reportó a dicho auto como robado tras haber sido sustraído. La adquisición de vehículos de dudosa procedencia causa perjuicios a quienes adquieren estos automotores, por lo que se recomienda la verificación legal de la placa y la documentación del automóvil en la oficina de la PJ.

PERJUICIO. Este no es el único caso registrado, en la entidad judicial existen varios automotores en el patio de retención, que han presentado inconsistencias en la documentación, numeración de chasis, motor, entre otros que no son tomados en cuenta en ocasiones por los adquirientes.
A ellos se les determina como “compradores de buena fe”.