Cóndor andino fue rescatado en San Pablo y está bajo cuidado veterinario

En la comunidad Gualabí de la parroquia San Pablo, fue encontrado un cóndor andino adulto por moradores que realizaban labores de pastoreo en un terreno del sector. El ave fue rescatada y puesta en resguardo por personas de la comunidad quienes informaron de inmediato al personal del Ministerio del Ambiente y Agua (MAE) en la provincia.

Se coordinó la activación del protocolo de atención de vida silvestre, junto con equipos de especialistas de la Fundación Cóndor Andino Ecuador, Parque Cóndor, Parque Nacional Cotacachi Cayapas, Universidad UTE, Unidad de Protección Ambiental de la Policía Nacional y el apoyo de habitantes de la Unión Comunitaria de San Pablo del Lago.

El cóndor fue trasladado por Fundación Cóndor Andino al Hospital veterinario “All pets” de Quito, donde se le realizaron placas radiográficas, hallando perdigones en su cuerpo como resultado de cacería, por ahora permanecerá internado con un diagnostico reservado en la Fundación Zoológica del Ecuador para su cuidado.

Según el veterinario de la Fundación Cóndor Andino y docente de la Universidad UTE, Andrés Ortega, “en la primera revisión el espécimen macho adulto presentó un cuadro clínico de hipotermia, se tomó muestras de sangre para hacer cultivos y se le colocó una terapia de fluidos para rehidratar al animal.”

Procederán con un informe técnico e investigación para determinar los responsables de este hecho, puesto que según el Libro Rojo del Ecuador el cóndor andino (Vultur gryphus) se encuentra en estado de peligro crítico.

Por otra parte, Bolívar Montenegro, responsable de la Oficina Técnica de Ibarra de la Dirección Zonal 1 del Ambiente y Agua, manifestó que “estas acciones articuladas de recate de vida silvestre, específicamente del cóndor andino, se encuentra dentro de la ejecución de la Estrategia Nacional del Cóndor, la misma que considera programas de manejo, educación, difusión, información, capacitación, comunicación, investigación y la importante colaboración de las comunidades, como actores claves para la conservación de esta emblemática ave”.