Condenado a 10 años de cárcel por llevar droga

Tulcán. Diez años de prisión deberá pagar Julián L. El hombre de 24 años fue condenado por intentar traficar 200 anfetaminas en territorio ecuatoriano.

Detención. La detención se realizó el pasado jueves 22 de agosto en el Puente Internacional de Rumichaca.

En un operativo de rutina, personal de la Unidad de Antinarcóticos de Carchi, lo detuvo tras descubrirle el ilícito.

Las pastillas estaban camufladas en un juego infantil. De acuerdo al informe policial, “al interior del juego infantil se encontraron seis envases plásticos en cuyo interior contenía una masa moldeable de diferentes colores.

Al realizar la inspección del contenido de los envases se ha encontrado en cada uno de los frascos una funda que contenía varios comprimidos, con diferentes logotipos y con característica a estupefaciente”.

Proceso. Tras el hallazgo y la detención, los uniformados realizaron el pesaje y la prueba preliminar de campo de la sustancia encontrada, dando un resultado positivo de 666 gramos de anfetamina.

El valor aproximado de la droga en el mercado ilegal ascendería a los cuatro mil dólares.

De acuerdo a las investigaciones el sujeto tenía como destino final la ciudad de Portoviejo, en la provincia de Manabí.

Tres meses después de la detención, el Tribunal de Garantías Penales del Carchi, dictó la sentencia condenatoria.

El ciudadano fue trasladado hasta el Centro de Rehabilitación Social de Tulcán, donde deberá purgar su condena hasta finales del 2029.

Perjudicial. Las anfetaminas son unas drogas estimulantes muy adictivas. Se presenta en forma de pastillas o cápsulas de diferente forma y color, además produce sensaciones de alerta, confianza, aumenta los niveles de energía y autoestima. Hace desaparecer las sensaciones de hambre y de sueño. Si se consumen a largo plazo, la interrupción abrupta del consumo puede producir síndrome de abstinencia caracterizado por excesiva fatiga.