Conciencia vial no llega

En una hora se evidenció la falta de conciencia vial en Ibarra. Ciertos conductores no comprenden la necesidad de respetar su vida y también la de los demás. Un conductor cruzó por un tramo que no debía hacerlo y, mientras chateaba en su teléfono celular y manejaba el vehículo, estuvo a punto de ocasionar un accidente, que por una buena maniobra del otro conductor, que iba a resultar afectado, se logró evitar. En el mismo lapso de 60 segundos, un bus de servicio público se pasó el semáforo en luz roja, a gran velocidad; afortunadamente ningún peatón cruzaba en ese momento. En otro sector de la ciudad una joven cruzaba distraída sin percatarse del paso de un auto, pero se logró evitar un accidente.Tres casos en 60 segundos que por suerte no terminaron en desgracias. Hasta cuándo el irrespeto y la falta de conciencia. Existe un pacto por la seguridad vial, que no todos están dispuestos a cumplir.