Concejal José Quimbo analizó el trabajo municipal

De acuerdo al trabajo coyuntural que viene desplegando el Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Otavalo, en varios frentes, el concejal del cantón, José Quimbo, expuso su óptica al respecto de los diferentes proyectos.

“Nosotros al igual que todos los municipios hemos tenido que afrontar una pandemia, hemos aprobado ordenanzas de bioseguridad y de estímulo que dinamicen la economía del cantón. En el 2020 empezamos con un presupuesto de unos USD 35 millones, y tuvimos que terminar con USD 17 millones y medio. Ahora en este 2021 hemos revisado la cuestión financiera y estamos más estables”, indicó la autoridad otavaleña.

Al respecto de la construcción de este espacio cultural esperado por toda la ciudadanía, el funcionario municipal manifestó que la obra tiene un considerable retraso en su cristalización.
“El coordinador de esa obra, públicamente dijo en los medios de comunicación que iba a estar para mayo de este año, pero hay un retraso considerable. Esperemos que se estén tomando en consideración las cartas necesarias en este asunto, y se enmienden ciertas situaciones de contratación pública. Sin embargo nosotros estamos con el ojo puesto ahí”.

Una de los puntos álgidos del actual trabajo municipal, es la posible salida del cantón de la Mancomunidad de Tránsito del Norte, lo cual ve con buenos ojos el concejal Quimbo, ya que considera que es el sentir ciudadano. No obstante, hizo énfasis en que se debe cumplir con toda la tramitación correspondiente.

“En la administración pública se puede hacer sólo lo que está escrito en la ley. En ese sentido, debemos seguir un proceso. El sentir de la ciudadanía es que debemos desvincularnos y en ese proceso estamos. Sin embargo hay compromisos contractuales, hay procesos que se deben seguir. Lo que procuramos es que haya una salida técnica y administrativa que no sea traumática para los intereses de nuestro cantón y las finanzas públicas”, dijo.

Este proyecto de interés rural, que en la actualidad se viene trabajando con mayor celeridad desde la manifestación pacífica realizada por los comuneros solicitantes a las afueras del cabildo en junio pasado, avanza en su etapa de delimitación. Acerca de ello, Quimbo expresó.

“Estamos trabajando con las comunidades inmersas, de acuerdo a lo que dice el Cootad, en donde se exponen una serie de requisitos que se deben cumplir para formar una nueva parroquia. De parte de las autoridades municipales, el concejo tiene toda la predisposición de ayudarles, sin embargo, las propias comunidades deben cumplir con los mencionados requerimientos”.