Con escobas, palas y picos sacaron el sucio del barrio

escobasOTAVALO.  El escuadrón limpieza logró su cometido. Armados con palas, picos, escobas y recogedores, 25 personas del barrio 31 de Octubre se lucharon contra la mugre. Desde madres de familia hasta niños,  salieron con la misma consigna.  Limpiar toda la ciudadela.
Grupos. Divididos en dos pelotones, el grupo de limpieza asechó  todos los rincones de la jurisdicción. Desde las canchas ubicadas en el sector alto hasta el Divino Niño, en la parte baja fueron limpiadas. Así lo detalla José Tapia quien dirigió una de las cuadrillas. “Quedamos satisfechos. Aunque faltó que salgan algunos vecinos, pudimos  limpiar toda la ciudadela”, confirmó el líder barrial.Sitios. Las calles de Francisco Moncayo y Fernando Pérez Quiñones fueron las primeras en arreglarse. El parque y las canchas cambiaron rápidamente su fisionomía. “Como en mi barrio no hay espacio para recrearse yo vengo a este barrio a jugar. Acá están mis amigos, por eso me sumé a esta minga”, dice Rubén Tabango quien vive en Puntayo pero acudió hasta el lugar para limpiar las canchas de ecuavoley.  

De todo. El ambiente fue festivo. Las bromas y cachos matizaron la jornada de limpieza. “Hay que limpiar el lugar donde uno vive. Esta minga nos ha permitido estar mucho más unidos, todos nos sentimos orgullos de vivir acá”, dice con un marcado entusiasmo Kevin Armas uno de los participantes más jóvenes de la minga.  

Unidad total. Con esta actividad, iniciaron de manera oficial las actividades festivas del barrio más popular de Otavalo.