Con el pretexto de vender pescado, ingresó a una vivienda y asesino a una persona

puñaladas
Ibarra
.-  Fue en el interior de una vivienda, específicamente en el dormitorio en donde se encontró el cuerpo sin vida de Ceneida Morales, quien minutos antes fue víctima de un robo. El hecho se registró en Atuntaqui el pasado lunes; el cuerpo de la víctima fue llevado ayer hasta el Centro Forense de Esmeraldas, para continuar  con las investigaciones de rigor, esto debido a que se trata de una muerte violenta.

 

Lo sucedido.   El cuerpo de la infortunada mujer estaba en posición de cúbito lateral derecho, la cual al realizar una inspección visual externa presentaba aproximadamente 16 heridas cortopunzantes en varias partes del cuerpo, producidas por un arma blanca. 

Son los miembros policiales quienes al dialogar con los moradores del sector indican que en horas de la mañana habían visto a un ciudadano en actitud sospechosa, quien al parecer se encontraba golpeando las puertas de varias casas ofreciendo pescado.

Todo era normal. Un familiar cercano a la víctima (esposo) contó que a las 06:50 había salido con la hoy fallecida a caminar, retornando a su domicilio a las 08:00, posterior a eso salieron los dos hasta el centro de Atuntaqui, lugar donde dejó a su esposa para que pague del teléfono, para él trasladarse a su trabajo en una mecánica.

Pero siendo aproximadamente las 13: 10 al ingresar a su casa, es lo que pide que le abriera la puerta como siempre lo hacía su esposa, pero al ver que la ciudadana no salía, decide ingresar por la parte posterior de la casa,  abre con su llave la puerta principal  y se percata que el dormitorio estaba desordenado, las cosas estaban en el piso y su esposa estaba ensangrentada. Decide prestarle ayuda, pero al ver que la ciudadana ya no se movía, sale a pedir ayuda a los moradores del sector, entre ellos a su sobrina quién ingresa inmediatamente al inmueble e igualmente confirma su deceso.

Existió robo.  El esposo indicó además que  tenía guardado alrededor de 3 600 dólares  dinero que era producto de la venta de un vehículo, donde el causante del hecho se había llevado el dinero.

Se presume que el ciudadano agresor sería un ciudadano extranjero que fue visto por el lugar en horas antes según los ciudadanos.