Comunidades de La Magdalena siguen preocupadas por el tema ambiental

Una asamblea comunitaria se realizó con 6 comunidades periféricas del sector de La Magdalena, la Chijallta FICI y concejales de Otavalo para dar a conocer la preocupación que tienen los pobladores sobre el proyecto de un dique que quiere construir la municipalidad.

En una rueda de prensa se socializó la intención que tiene el GAD Municipal de la ciudad para la incorporación de un dique a la altura de la confluencia entre las quebradas Molino Huayco y El Arrayán, aproximadamente unos 500 metros aguas arriba de la planta de agua potable de La Magdalena con la finalidad de retener desechos y escombros, así como el material de boleo productos del flujo de lodos.

En el año 2012 se expropiaron tres lotes de terreno en donde, de acuerdo a un análisis técnico, se ubicará el dique de gaviones y tierra armada con estructura de control y rejas de hormigón armado.

Los moradores mantienen su preocupación por las intervenciones que se han realizado para construir la pista del 4×4 y el desvío del cauce del río, lo que ha dejado varios ojos de agua en un camino público, susceptible de inundaciones.

De igual forma, moradores manifiestan que existe la presencia de vertientes en el sitio que actualmente corresponden a un camino público, se han realizado rellenos de las vertientes de agua, el corte de taludes y movimientos de tierra.

Tras intervenciones de las comunidades y concejales sobre el informe levantado de las problemáticas del sector y un pronunciamiento por parte de Manuel Catucuago, presidente de la Chijallta FICI se establecieron tres resoluciones.

La primera fue solicitar una audiencia al alcalde con el fin de mantener un diálogo directo ante la problemática y el proyecto al cual se solicita inmediata socialización a través de su equipo técnico hacia las comunidades involucradas.

De igual forma, realizar la declaración de área de protección hídrica que benefician a la población de la ciudad y comunidades del cantón. Finalmente y de acuerdo a lo tipificado en la Constitución de la República, los pueblos y nacionalidades en sus territorios deben ser consultados y socializados ante cualquier tipo de proyectos que se prevea realizar dentro de sus territorios.