Comunidades exigen la continuidad de proyecto Pesillo-Imbabura

Ibarra. 165 comunidades de Imbabura y Pichincha agrupadas en 15 juntas regionales de agua potable, llegaron a una marcha pacífica hasta Ibarra para solicitar respuestas ante la paralización del proyecto Pesillo Imbabura que, tras 23 años, aun no ha logrado hacerse realidad.

Marcha, San Roque fue el punto de partida y a medida que se acercaban a la Ciudad Blanca, más personas se fueron sumando a esta marcha. Asi fue como aproximadamente cinco mil personas se congregaron en el coliseo Luis leoro Franco para aguardar por la llegada de la alcaldesa de Ibarra, Andrea Scacco, quien también ejerce funciones como presidenta de la Mancomunidad que agrupa a Ibarra, Otavalo y Antonio Ante, en la provincia de Imbabura así como Pedro Moncayo y Cayambe en Pichincha.

Diego Caiza, presidente de Yanahurco, fue el encargado de instalar la asamblea pública. Posteriormente el turno fue para fernando de la Torre de las juntas de Agua Potable del proyecto pesillo Imbabura .

Durante la asamblea hubo un momento de tensión entre los dirigentes y la alcaldesa de Ibarra quien pidió respeto ante los reclamos de los presentes ya que la principal autoridad del cantón se encontraba en delicado estado de salud.

Explicación. Marcelo Piedra, gerente del proyecto Pesillo Imbabura, mencionó que el proyecto tenía dos años de duración, que concluía el 3 de septiembre de 2019, fue por esto que en una reunión que tuvo lugar en el mes de agosto, con directivos y funcionarios del Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE), se establecieron acuerdos y compromisos para suspender momentáneamente las obras. “La AFD (Agencia Francesa de Desarrollo y el BDE observaron que la obra no estaba avanzando, pues solo teníamos la quinta parte por lo que era necesario hacer algo al respecto”, dijo y explicó que la solución era la suspensión parcial para no dar cabida a reclamos de la empresa constructora.

Estudios mal hechos. Pie-dra también dijo que se determinó estudios mal estructurados que no consideraron variables importantes por lo que han estado trabajando y esperan concluir en un mes.

Respuesta. Por su parte, Andrea Scacco, ante la insistencia de respuestas claras, dio a conocer que los trabajos se retomarían como fecha máxima el 15 de diciembre y culminarían en 18 meses. “En Cayambe tenemos un grave problema porque sabemos que algunas comunidades no dejan ingresar a la maquinaria. Necesitamos que tam-

bién ustedes nos ayuden para permitir el ingreso y que se puedan realizar los trabajos”, enfatizó. Hasta el cierre de la edición se tenía previsto la entrega del documento en el que se establecen acuerdos y plazos.