Comunidades de Intag ratifican el temor ante amenaza minera

Cotacachi. “Es realmente sorprendente como se nos engaña, cómo se nos miente cada día y cada vez nos van dividiendo y eso quizás provoque enfrentamientos a futuro entre vecinos y familiares”, señaló Maira Rogel, representante de la comunidad de Barcelona, quien siente como una amenaza la presencia de la actividad minera en Intag.

Dirigentes. Luego que el sábado 12 de enero, comuneros de Villaflora, Barcelona y Cerro Pelado no permitieron el ingreso de técnicos y facilitadores del Ministerio del Ambiente para socializar el Plan de manejo, los delegados dieron ayer una rueda de prensa en el GAD municipal de Cotacachi, para ampliar la información y ratificar su oposición al estudio complementario de impacto ambiental y plan de manejo del proyecto minero Lluruimagua.

En el evento de ayer intervinieron Paúl Gualotuña, Zenaida Guachagmira, Luis Burbano, Vicente Quiguango y Jorge Guachagmira, quienes a su turno demostraron una férrea oposición a la actividad minera.

No hubo consulta. Nunca fuimos consultados sobre si deseamos o no la minería en el territorios, dijo Vicente Quiguango “según la Constitución y Tratados Internacionales se vela por la naturaleza, consideramos el proyecto Llurimagua ilegítimo e ilegal”.

Estamos unidos más que nunca en nuestro rechazo al proyecto minero Llurimagua, impuesto violentamente en contra de nuestras voluntades, y que, desde 1995 hemos venido rechazando en todo tipo de reuniones, foros, asambleas cantonales y comunitarias nuestra posición, expresó.

¡Ya basta! La joven Zenaida Guachagmira, quien nació hace 24 años, precisamente cuando se iniciaba la resistencia de Intag a la minería, indicó un documento en que señala que están cansados “de la prepotencia de las empresas y los gobiernos de turno, que en vez de defender al pueblo, en vez de defender la soberanía alimentaria, el agua, las tierras fértiles, nuestros bosques y ríos; en fin en vez de defender la vida, defienden a los intereses transnacionales, atropellando los derechos humanos y de la Pachamama”.

Al referirse a la socialización que se pretende hacer en varias de las comunidades de Intag, la calificaron de una “farsa total” porque se trata de un documento de más de 1 200 páginas, pero no nos dan copias impresas para llevarlas a nuestros hogares. Ya basta”, dijo.

Paúl Gualotuña, director zonal de Intag del GAD de Cotacachi mostró fotografías donde constan daños causados por la minería.