Comunidades afectadas

ivan pabonCon la ampliación de la panamericana norte, las comunidades afroecuatorianas del norte del país son de las más afectadas. “Primero nos obligaron a pagar un peaje para pasar a ver a nuestras familias y ahora nos quieren dejar incomunicados”, dicen los moradores.

El desvío de los vehículos por El Ángel, prácticamente está generando un fuerte impacto a la economía de las comunidades del Valle del Chota. El punto es que por lo menos el 40% de las familias viven de la agricultura, otro 40% del comercio y un 20% de actividades; varios como empleados públicos, amas de casa, entre otras; realmente se sienten muy afectados, no solamente ellos sino todo el comercio de la zona: háblese de hosterías, bombas de gasolina, restaurantes  y  otros negocios. Esto ha obligado a que las comunidades se organicen y el miércoles de la semana pasada lleguen, alrededor de 70 personas, a hablar con el Gobernador de la provincia de Imbabura. El Gobernador se compromete a reunirse y coordinar tanto con el Subsecretario Regional de la Zona 1 de Obras Públicas como con los directivos de la compañía constructora; mientras tanto los moradores quedaron en reunirse el jueves a partir de las 17:00 en la comunidad  de Carpuela. Una vez explicada la situación, de acuerdo a José Antonio Maldonado, la mayoría de los representantes de las comunidades y los negocios se alborotaron, abandonaron la reunión, tomaron sus vehículos  y se fueron a cerrar el paso en el puente de Mascarilla para que los vehículos ya no se desvíen por el Ángel sino que pasen por El Juncal. Justo cuando la paralización llevaba alrededor de 40 minutos llama el Gobernador informando que se ha acordado abrir el paso bajo la responsabilidad de los conductores. Desde entonces, el tránsito por las comunidades afroecuatorianas ha sido relativamente normal. Si bien es cierto que la ampliación de la panamericana hoy nos trae estas dificultades, con toda seguridad en lo posterior disfrutaremos de sus beneficios. Lo que quería resaltar es que se debe considerar afectar lo más mínimo posible la economía nacional, mucho más a las comunidades afroecuatorianas que de por sí es bastante limitada.

 

Iván Pabón Chalá
paboni2005@yahoo.es