Comunidad en Otavalo mantiene retenidos a cinco agentes de tránsito

Familiares y compañeros de los cinco agentes de tránsito retenidos a la fuerza en la comunidad de Cuchuquí Alto, del cantón Otavalo, reclaman por las condiciones en que se encuentran desde el pasado jueves 3 de junio cuando los llevaron a una casa de aquella comunidad y los mantienen encerrados. La razón, según los propios comuneros es que quieren que deje de operar la Mancomunidad de Tránsito en esa zona.

Una reunión estuvo pactada ayer con las autoridades y miembros de la comunidad, sin embargo esta nunca se dio. Tampoco se ha tenido un pronunciamiento oficial de los alcaldes de Otavalo y Cotacachi quienes habrían sido convocados.

Desde la Mancomunidad de Tránsito de la Región Norte se emitió un comunicado de rechazo ante este hecho. Los agentes civiles de tránsito retenidos en contra de su voluntad son: Jhonatan Padilla, Óscar Sevillano, Marco Vinicio Ramírez, Javier Velasco y Steve Amores

“Pedimos a las autoridades competentes intervenir de forma emergente ante este atropello, precautelando por sobre todo la vida y la integridad de nuestros funcionarios”, dice el comunicado.

Además de señalar que: “Estamos frente a un claro delito, donde se pretende que, con exigencias que violentan la Ley, justificar la ilegalidad con estas repudiables acciones que rechazamos rotundamente. El comunicado fue firmado por Armando Paillacho, alcalde de Huaca y presidente de la Mancomunidad del Tránsito del Norte.

comunicado movidelnor
comunicado movidelnor

La noche del jueves 3 de junio se registraron incidentes entre agentes de tránsito con conductores de taxis ilegales. Imágenes y videos fueron compartidos en redes sociales en donde se observa a varios uniformados en el momento en que son agredidos por varias personas que rompen los vidrios de uno de los vehículos donde se encontraban.

Según testimonio de los agentes, los hechos ocurrieron después de que detuvieron a un automóvil que ofrecía el servicio de taxi sin autorización. Según el video, más adelante son interceptados por otras personas quienes les obligan a bajar el vehículo de la wincha y en medio de reclamos rompen los vidrios y se llevan a los agentes a la comunidad de Cuchuquí en donde los mantuvieron detenidos.