Comunicación y dignidad

La nueva Ley de Comunicación ha generado mayores debates y análisis. Pero, ¿acaso interesa ir más allá de las posiciones radicales para entender en esencia dónde está el ser humano en un marco de cambio y desarrollo que siempre aspiramos?

Cambio y desarrollo han sido aspectos que van directamente relacionados a procesos nuevos de comunicación, en donde el aspecto humano se prioriza, o por lo menos esa es la aspiración, sin olvidarnos que entre los dos conceptos hay otro que salta a la palestra y que es la liberación. También ésta se presenta como un fenómeno globalizante, pues abarca todos los aspectos de la vida de los pueblos, especialmente en el Ecuador,  en donde la política, la economía, la cultura, son prioridades. En verdad, es necesario que los medios cumplan un rol histórico, cual es el romper las cadenas de una dominación -de izquierda, derecha o centro- que mantiene a las masas populares en un estado de injusticia, pobreza y marginalidad. El inicio y el fin de la comunicación es el ser humano. En resumen, ningún proceso, ley o sistema  de comunicación es indiferente a la dignidad humana y ello deben considerarse en las discusiones técnicas y políticas. El país necesita que se le hable claro y que los actores políticos actúen con transparencia para encontrar un camino que conlleve a un verdadero cambio y desarrollo nacional.