Compromiso en mejorar las prácticas ganaderas

Ibarra. Apoyar a los países a transformar sus sistemas alimentarios, para mejorar la condición de la tierra, conservar la biodiversidad y fortalecer su resiliencia (capacidad de adaptación) a los impactos del cambio climático es el trabajo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su asociación con el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) .

Representantes de Latinoamérica, el GEF y FAO visitaron Imbabura, para conocer sobre las experiencias del Proyecto “Ganadería Climáticamente Inteligente”.

Durante su visita los representantes conocieron más sobre este importante proyecto, el trabajo con productores de la comunidad Tangalí en la implementación buenas prácticas productivas ganaderas: botiquines veterinarios, mejoramiento de alimentación animal, manejo de pastos, infraestructura para ordeño, riego tecnificado, escuelas de campo metodología para el intercambio de experiencias y fortalecimiento de capacidades, cajas comunales, entre otras.

Articulaciones. Además pudieron evidenciar la articulación interinstitucional entre los Ministerios de Ambiente, Agricultura y Ganadería, FAO y GAD parroquiales y la gestión de recursos del proyecto y el aporte de contrapartes de productores e instituciones públicas y privadas.

Diego Ávalos, técnico de FAO en Imbabura, indicó que una de las fortalezas del proyecto es que gracias a la articulación directa con los centros de acopio de leche existentes en las zonas de intervención, los productores se sienten motivados en implementar buenas prácticas y en diversificar la inversión en actividades ganaderas, también pensando en la sostenibilidad de las acciones a futuro.