Compras compulsivas en la época navideña

Ibarra. Los consumidores responden a necesidades y eso depende de la psicología de cada quien, es por eso que hay personas que son desmedidas en los gastos y no tienen más opción que recurrir a otro endeudamiento.

Así define las compras compulsivas de Navidad el economista Carlos Dávila, ya que la presencia de compradores aumenta en los centros comerciales antes de la Noche Buena.

Lo que más llama la atención a los usuarios son las ofertas, que para el economista sí son buenas, incluso reconoció que en este último Black Friday hubo promociones reales.

Comprar ahora y pagar en marzo es la promoción que capta la atención de los compradores en los locales comerciales, Dávila cree que es un enganche muy bueno.

“Están alargando el crédito y si eso no involucra intereses es buenísimo”, añadió.

Además, recalcó que Ecuador está en crisis y el producto interno bruto disminuye, pero durante ciertas épocas como la de diciembre, hay mayor demanda de productos y eso fortalece la economía.

Estrategias. Ricardo Albuja, administrador de la tienda Etafashion en Ibarra, explicó que diciembre es un mes familiar, donde la gente demuestra su generosidad y eso hace que las ventas mejoren.

Actualmente el local está con el 20% de descuento en toda la mercadería, mientras que si el usuario cancela con el crédito directo hay artículos seleccionados con el 30% y 50%, Albuja indicó que son más de 90 mil unidades que están a disposición del público.

Dependiendo de la temporada implementan algunas promociones, por ejemplo, al iniciar el año, Albuja dijo que realizan campañas para bajar el stock que quedó en diciembre.

La tienda tiene un tráfico promedio de 3 mil personas al día, “yo creo que la venta es continua, pero siempre diciembre termina siendo masivo”.

Añadió que más del 60% de los clientes compran con crédito directo, otros prefieren usar las tarjetas de crédito, pocos pagan en efectivo y cheques, este último está siendo utilizado con menor frecuencia.

Ahorro. Así como Ximena Mena, muchos ibarreños entran y salen cargando grandes fundas de regalos para Navidad, contó que para no perder la tradición se organizan con otras madres de familia para darles un obsequio a los hijos.

Sin embargo, indicó que para la Noche Buena espera el décimo tercer sueldo y comprar el regalo, pero aseguró que no invierte toda su ganancia porque a veces, el sueldo de fin de mes no llega enseguida.

Para Dávila las ventas en este mes se pueden comparar con el Día de la Madre, pero no es tan significativo.

Comentó que si es que el ciudadano compra una refrigeradora, cocina y de esa manera equipa su hogar, está mejorando; si se gasta el dinero en una cena familiar mejora su afectividad y eso podrá ser una buena inversión.

Pero si invierten por compromiso y comprando solo artículos costosos como botellas de whisky puede ser que estén desperdiciando su dinero. “Uno no puede sobrepasar su capacidad de compra que está sujeta a su ingreso mensual o anual”. Dávila considera que un presupuesto balanceado familiar está integrado por hasta el 30% para vivienda, 20% para alimentación, 20% para educación, 20% para salud y un 10% para ahorro y varios. “La regla de oro es evitar las deudas y si no hay más remedio entonces hay que endeudarse con lo que uno puede pagar”.