Compatriotas viven su propio distanciamiento en Europa

Desde hoy lunes 5 de mayo rige en el Ecuador la etapa de distanciamiento para lo cual se ha establecido un semáforo con los colores rojo, amarillo y verde que determinará cuál será el comportamiento de la población, en los diferentes cantones, una vez que finalizó la fase de aislamiento. Esta medida, según el Gobierno ecuatoriano se ha tomado con base a experiencias similares en ciertos países de Europa como España e Italia; o de la propia China

Sobre esta nueva etapa de distanciamiento, diario EL NORTE se contactó con compatriotas en otros países del Viejo Continente para conocer cómo han sobrellevado las nuevas medidas frente al distanciamiento y que se ha logrado en los países donde actualmente residen.

En Inglaterra. Willi Bedón Reina vive en Londres. Él es ibarreño y tiene experiencia como activista social, al frente de Movilidad en el Consejo de Protección de Derechos de Ibarra. Esto le ha permitido mantener contacto directo con otros compatriotas no solo de Imbabura sino de otras provincias. A Willi Bedón le acompañan en su aislamiento  Yesennia Torres (Quito) y Marianela Canga (Santo Domingo). Los tres tienen temor porque en Londres las personas no usan mascarillas ni mantiene la distancia. “La gente aquí no toma en serio las medidas impuestas por el Gobierno y no les sancionan”, indica Bedón y señala que en ese país se tomaron decisiones tardías.

Bedón perdió su empleo en enero debido a la crisis en Londres. Aún no piensa en regresar. Por su parte sus compatriotas Yessenia y marianela, aún conservan sus empleos en empresas de cleaning o de aseo, que son actividades a las que más se dedica el migrante latino.

En Holanda: Desde hoy empiezan a retomar actividades paulatinamente. “La gente es muy organizada y los niños ya pueden salir a jugar y empiezan clases presenciales mañana con los más pequeños”. Así lo confirma la ibarreña, Irene Reina quien llegó de vacaciones a ese país y le tocó quedarse durante toda la cuarentena casi tres meses. Su problema ha sido los excesivos precios en Ecuador para lograr vuelos humanitarios, aunque reconoce que han mantenido acercamientos favorables con la embajada ecuatoriana y está a la espera.

Ella trabaja en Guayaquil, “versus una realidad que yo la viví en Guayas,  en cambio en Holanda la gente es más ordenada cumple con el distanciamiento lavado de manos sin que nadie obliga a nadie sino por cultura propia y las autoridades mantienen un liderazgo firme y hablan con claridad de cómo están las cosas sin reversa”, manifestó.

Está prohibido aún las peluquerías spa los restaurantes las cafeterías siguen cerradas y se mantiene la prohibición de los eventos públicos las competencias entrenamientos deportivos, conciertos y teatros hasta junio.

España:
Rubén Román (Quito)vive 20 años en la isla de Lanzarote de España.  Román explica que el distanciamiento en ese país se lo ha dividido en cuatro fases. Una primera de preparación o fase cero. Una segunda es la inicial con la apertura de los comercios pequeños y los templos. Se incluirán a los adultos mayores. La tercera es la fase intermedia, con la apertura de todos los locales comerciales, cines, teatros, monumentos, hostales. Román trabaja en el sector de turismo y esta a la expectativa de la tercera fase.

Finalmente viene la cuarta que se denomina Nueva Normalidad, allí se terinan las restricciones sociales y se vuelve a la completa movilidad, bajo vigilancia epidemiológica.

Román, este fin de semana contó que pudo salir por fin del aislamiento en compañía de su esposa Paula (ecuatoriana) y su hija Génesis, nacida en territorio español. Fue un paseo entretenido pero le preocupa que la poca gente que ha salido lo ha hecho sin las debidas precauciones, como un día normal, muchos se han relajado demasiado.