Compañeros y alumnos se despidieron de la docente que murió en accidente de Otavalo

victimasIbarra.- Otra de las víctimas mortales  del accidente del bus número 10  de la Cooperativa San Gabriel fue Regina Ana Luisa Arcos Salazar, docente que ya llevaba 32 años en el Magisterio.  Regina junto a sus dos hijas y nieta  se embarcó el domingo por la noche desde Quito en el “bus de la muerte”. No pudo llegar a su destino y falleció junto a otras personas en el redondel de Gonazález Suárez.


Compañero de labores.  Hernán Godoy, rector de la Unidad Educativa 28 de Abril, institución en la que la hoy occisa prestaba sus servicios, la recordaba como una mujer muy responsable y entregada a su vocación de servicio.  “El año anterior se desempeñó como secretaría general de la Junta de Profesores y también del Consejo Ejecutivo. Ella desde el año lectivo anterior estaba hecho cargo de los niños del sexto año; dio excelentes resultados y por lo tanto para este nuevo periodo igualmente se hacía cargo del mismo nivel de educación”, dijo el rector minutos antes de que se produzca el sepelio de la docente oriunda de la provincia del Carchi.

 

Su hermana.  “Mi hermana viajaba con sus dos hijas y su nieta. Ellas están heridas. Esperamos que a Ana Gabriela Ortega ya le den el alta, al igual que a su hijita Camila Ramírez, ellas están acá en la Clínica Metropolitana. Sin embargo mi otra sobrina se encuentra en un estado más complicado de salud.  A Sofía Ortega le trasladaron al Hospital Eugenio Espejo, ella tiene complicación con sus piernas y cadera, pero esperemos que los médicos hagan lo mejor y mi sobrina se recupere”, dijo María Arcos, hermana de la fallecida.
“Ellas se fueron a Quito a visitarle a mi
sobrino (hijo de la fallecida),  él está allá en un centro y ya de regreso es lo que sucede esta tragedia. Tenemos entendido de que existe culpa de quién venía manejando el vehículo,  sabemos que ese señor ha sido hijo de la dueña del bus,  ha sabido hacer el trabajo de controlador, pero como ha sido dueño le ha pedido al chofer de la unidad para manejar. Conocemos que el conductor tenía aliento a licor y que conducía a grandes velocidades. Es por eso que mi hermana (ahora fallecida), se ha levantado tres veces y ha dicho que por favor disminuyan el volumen de la radio, y la velocidad. Pero nadie le ha obedecido y minutos después sucede esta fatal accidente”, dijo la hermana de la docente fallecida.
La maestra se desempeñó además como directora provincial del exORI, fue funcionaria Visión Mundial, entre otros cargos importantes independientes de la docencia en la zona norte.