Cómo impacta en la economía mundial la detención del titular del FMI

La detención del director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, no influirá en los rescates de los países de la zona euro afectados por la crisis de la deuda, afirmó un vocero de la Comisión Europea.

"Confiamos en que habrá una continuidad total en el proceso de toma de decisiones en el FMI", dijo el vocero comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj.

"Está fuera de cuestión que las decisiones [sobre los rescates de Portugal o Grecia] puedan verse alteradas" por la detención de Strauss-Khan, añadió. El FMI participa en los rescates de la zona del euro junto con países e instituciones comunitarios.

Altafaj explicó que los trabajos sobre Grecia son realizados "por personal del FMI, y Strauss-Kahn no intervenía personalmente", aunque "los supervisaba a diario", igual que hacía con el rescate acordado con Portugal.

La Unión Europea tiene previsto aprobar oficialmente el martes el programa de ayuda a Portugal por un total de 78 mil millones de euros, de los que la UE aportará 52 mil millones, mientras que el organismo multilateral se hará cargo de los 26 mil millones restantes.

"No hay ninguna razón para dudar de la continuidad de estos procesos", dijo el vocero comunitario.

Lo que sí es inmensurable es la incertidumbre que genera la detención de Strauss Kahn. Cuanto más se extienda su proceso, más dudas tendrá el mercado. Será clave nombrar a un sucesor.

El euro cotizaba cerca de su mínimo en siete semanas contra el dólar el lunes, por dudas de que una reunión de ministros de Finanzas de Europa clarifique el panorama de la crisis de deuda de la zona euro.

Pero las pérdidas eran limitadas por compras de la moneda única en torno al nivel psicológico de los 1,40 dólares por euro. La moneda única cayó inicialmente hasta 1,4048 dólares en la plataforma electrónica EBS, tras el arresto de Strauss-Kahn, que generó especulaciones de que los cambios en el puesto máximo del organismo multilateral podría afectar las discusiones sobre la ayuda a los estados endeudados de la zona euro. Esa opinión generó una mayor aversión al riesgo, lo que provocó demanda de cobertura en corto por el dólar, a costa de monedas de mayor rendimiento, como los dólares de Australia, Canadá y Nueva Zelandia.

Fuente: Infobae.com