¿Cómo funciona el complejo proceso electoral de EE.UU?

En Estados Unidos se podría pensar en que los ciudadanos son quienes eligen a su Presidente, pero no es tanto así. El sistema electoral de los Estados Unidos resulta más complejo que en otros países y finalmente el ganador se determina mediante los Colegios Electorales.

Pero ¿Cómo entender este proceso electoral que para comenzar no es obligatorio?

Primero: Para poder ejercer el derecho a voto, la ciudadanía tiene que completar un registro. Cada estado una fechas específica para registrar a sus votantes.

Este registro es un proceso burocrático que consiste en llenar unos formularios. En ellos hay que indicar a qué partido político se apoya (aunque luego puedan votar al que quieran), su dirección postal o su origen étnico.

Segundo: Una vez cumplido con este requerimiento y para poder ejercer el derecho a voto, es necesario ser ciudadano de los Estados Unidoscumplir con los requisitos de residencia de su estadoser mayor de edad, y cumplir las condiciones que establezca su estado de residencia.

Este registro no se hace una única vez en la vida. Hay que repetirlo cuando haya un cambio de residencia, de apellidos, en caso de separación o divorcio, etc.

Según un análisis elaborado por el Brennan Center for Justice , ya que uno de cada ocho registros se consideran inválidos por “mala caligrafía” o “errores burocráticos”.

Según estadísticas recogidas por el portal español La Vanguardia, desde 1972 las elecciones presidenciales han tenido entre un 50% y 60% de participación. Es por esa razón que muchas celebridades, entidades y empresas se movilizaron para animar a la gente a registrarse para votar, organizando eventos con miles de voluntarios para conseguirlo, en el marco del Día Nacional del Registro de Votantes . Se celebra el cuarto martes de septiembre en los años en los que hay elecciones.

Esta iniciativa se puso en marcha el 2012 y cogió mucha importancia durante las presidenciales del 2016 entre Hillary Clinton y Donald Trump.

Para registrar su voto los ciudadanos estadounidenses que se han registrado correctamente pueden hacerlo por correo o acudiendo a los centros de votación, en lo que se conoce como el voto popular.

Tercero: Este porcentaje es el que se usa para determinar cuántos electores salen elegidos de cada partido. En total hay 538 electores que conforman el Colegio Electoral y que son ciudadanos escogidos por los partidos políticos,  repartidos por 50 estados y varían de acuerdo a los representantes del Senado que tiene cada Estado.

Por ejemplo Texas y California son los que mayoritariamente más colegiados tienen por ser los estados más poblados, seguido por Nueva York y Florida.  Ellos realmente son los que al final se encargan de de escoger al Presidente.

Es por esta doble votación que en los Estados Unidos se contabiliza el voto popular, emitido por la ciudadanía, y el voto electoral, emitido por los electores. Finalmente, el 3 de noviembre, los miembros del colegio electoral se reúnen y votan por el candidato que más votos “populares” obtuvo en su Estado.

En las últimas elecciones, Hillary Clinton ganó en el voto popular, pero fue Trump quien se convirtió en presidente porque consiguió un mayor porcentaje de voto electoral. Lo mismo ocurrió con Al Gore y George W, Bush.

Ronald Reagan fue el presidente que más votos del colegio electoral obtuvo con 525 votos, en 1984.