Cómo empezar a recuperarse luego de una copiosa cena

Ibarra. Si algo destaca en la Navidad son las grandes comidas que se preparan alrededor de una mesa. Hoy, nuestro cuerpo todavía se siente algo cargado, generándose la duda de qué comer las horas posteriores a una comilona. Para dar solución a esta cuestión, la nutricionista Andrea Valenzuela nos propone una serie de consejos prácticos.

Depurar. Es el truco más utilizado por aquellos que pretenden eliminar los excesos de su cuerpo. “Existen muchas formas de desintoxicar tu cuerpo de manera natural. Cuando te plantees qué comer desde hoy, elige productos frescos y verdes ya que los vegetales y las frutas tienen un elevado poder depurante. El control del hambre volverá a su equilibrio regular, manteniendo así el consumo calórico ajustado a las necesidades de la persona”, dijo.

Más consejos. La fibra y el agua deben ser los alimentos por excelencia el día después de una cena copiosa, para así favorecer el tránsito y la eliminación de líquidos por exceso. Otro habitual es saltarse comidas por falta de hambre, lo cual es un error que te hará pasar más hambre a largo plazo y en ese momento ingerir, de nuevo, grandes cantidades de alimentos, sintiéndote igual de lleno que cuando comes en exceso.

Por otro lado, Andrea dice que los zumos también suponen una excelente opción depurativa. Son muchas las propuestas que puedes aplicar tras grandes comidas, pero quizá el mas conocido es el zumo verde. También el limón es un eficaz alimento para incorporar a tu dieta con distintos objetivos saludables.

Ten cuidado. Por supuesto, no debes erradicar de la dieta el consumo de determinados alimentos ni tampoco es aconsejable beber sólo líquidos los días posteriores a la Navidad, porque lo único que crearemos es un estado de ansiedad en el cual esperaremos a terminarlo para comer de todo y en grandes cantidades. Puedes incluir en la dieta alimentos bajos en grasas, carnes magras y lácteos desnatados, preparaciones con poco azúcar y sal de manera de revertir o evitar la retención de líquidos al mismo tiempo que depuramos el organismo. Además no olvides el ejercicio.

Ejercicio físico. No pretendas retomar la rutina de ejercicios haciendo las mismas sesiones o similares a las que hacías cuando tenías la rutina de ejercicios tomada. Fastidia mucho tener que ir poco a poco al principio, pero es lo mejor para nuestro cuerpo. Así evitaremos lesiones y o malestares en general. Empieza progresivamente, y sin exigirte demasiado.

Define un horario. Cuando nos marcamos un horario para realizar la rutina de ejercicios, es mucho más probable que la acabemos cumpliendo, ya que si no hacemos un hueco en nuestra agenda acabaremos perdiendo la costumbre.