Comió un ceviche de caracoles y falleció

altIBARRA. Un concierto de la música preferida del fallecido Diego Javier Ibadango, fue el marco en medio del cual sus familiares, sin poder contener el llanto, explicaron que murió tras sufrir molestias por varios días, después de haber comido un ceviche de caracoles.

El deceso. María Angelita Arciniega, madre del hombre de 33 años, expresó que el día viernes 3 de junio, Diego Ibadango compró tres caracoles que un ciudadano vendía libremente en las calles, sin ningún control sanitario. Ibadango pagó tres dólares por su adquisición y al siguiente día con sus propias manos preparó un ceviche y se alimentó.

En horas de la tarde sintió molestias y sus familiares, que felizmente no quisieron compartir el platillo, lo trasladaron hasta el hospital San Vicente de Paúl, donde le recetaron medicamentos y lo enviaron a su domicilio porque supuestamente “no era una molestia grave”.

Según Cristina Sánchez, hermana del occiso, los traslados lo realizaron por repetidas ocasiones e incluso Ibadango fue hospitalizado para practicarle varios exámenes, donde los galenos no encontraron ninguna novedad y supuestamente habían expresado que el paciente estaba “loco”.

Más detalles. El hombre había comprado dichos caracoles porque el vendedor le dijo que los mismos curaban el hígado, riñón y hasta el cáncer. Después de siete días de su dolencia, la familia lo llevó al hospital Eugenio Espejo de Quito, donde el domingo le diagnosticaron muerte cerebral y al siguiente día falleció.