Comió frutillas con plaguicida y murió

p46f1otavaloOTAVALO. Ana Maribel Yacelga alcanzó a vivir 11 años. La estudiante del sexto año de básica del Instituto Monseñor César Antonio Mosquera, literalmente acabó con su vida.

Hechos. Ocurrió el miércoles último en la comunidad de Pucará Alto de la parroquia de Eugenio Espejo. Ella quien regresaba de sus clases habituales, se extravió de camino y se metió a una plantación de frutilla, terrenos habituales en la zona.

QEPD. Anita, como lo conocían en su comunidad comió hasta saciarse, sin saber que se estaba envenenando. Los efectos por los plaguicidas le pasaron factura rápidamente. “Llegó a la casa con calambres. La llevamos al hospital”, dice con voz entrecortada Alberto su hermano mayor.

Informe médico. De acuerdo a los registros del Hospital San Luis de Otavalo, la hoy occisa ingresó a las 15:30 con síntomas de envenenamiento. Luis Barahona médico que la atendió inmediatamente aseguró que la paciente estaba en estado crítico. “Le hice ocho litros de lavado intestinal y no respondía. Logramos estabilizarla y remitirla a Ibarra”, comentó el galeno.

Desenlace Fatal. De acuerdo a las proyecciones médicas la situación de la menor era irreversible. Pronósticos que se cumplieron horas después con su deceso.

“Es un llamado de papito Dios quien quiso llevarsela”, dice con melancolía Alberto su hermano mayor.