Comienza mayor juicio histórico a tabacaleras

TORONTO. Ayer se inició en Montreal un “histórico” juicio que podría obligar a las principales compañías tabaqueras de Canadá a pagar 27.000 millones de dólares en concepto de daños a los fumadores y revelar sus secretos.

Demanda. El juicio, que se considera el mayor caso civil de la historia judicial canadiense, enfrenta a centenares de miles de fumadores contra las tres tabaqueras más importantes de Canadá: Imperial Tobacco Canada, Rothmans, Benson & Hedges y JTI-Macdonald.
El caso se inició en 1998 cuando los tribunales recibieron dos demandas de fumadores contra las empresas tabaqueras.
La primera demanda fue presentada en nombre de Jean-Yves Blais, de 67 años de edad quien empezó a fumar cuando tenía sólo 10 años. Blais desarrolló cáncer de pulmón y en 1997 se le extirpó parte de un pulmón.
Blais, que sigue vivo y que fuma más de un paquete al día porque, según ha declarado, es incapaz de dejar el tabaco, reclamó 105.000 dólares para cada fumador de Québec que ha sufrido cáncer de pulmón, laringe, garganta o enfisema.
La segunda demanda fue presentada por Cecilia Letorneau, quien empezó a fumar a los 19 años de edad, en nombre de los 1,8 millones de fumadores de Québec. Solicitó 10.000 dólares para cada uno.

Un solo juicio. En el año 2005, el Tribunal Supremo ordenó consolidar las dos demandas en un sólo caso y las asociaciones de lucha contra el tabaco calculan que en la actualidad la demanda alcanza 27.000 millones de dólares.
Los demandantes señalan que durante décadas la empresas tabaqueras ocultaron a los consumidores las consecuencias médicas del tabaquismo y que a pesar de tener estudios que demostraban su toxicidad, en sus campañas publicitarias restaron importancia a los efectos del tabaco.