Comerciantes desesperados por la falta de ventas y altas deudas en Ibarra

Hay comerciantes desesperados en Ibarra y la situación es mucho más complicada de lo que inicialmente se pensaba. Muchos ciudadanos consideraban que con el cambio del semáforo sus negocios iban a funcionar y a empezar a generar los ingresos que se perdieron durante varias semanas, sin embargo, la realidad es más cruda y algunos de ellos se encuentran al borde de la quiebra.

Prendas de moda
Uno de los sectores más golpeados es el de la moda. Algunos de los comerciantes de estos negocios fueron consultados por EL NORTE y comentan que quienes no se adaptaron al cambio están prácticamente perdidos.

Debido a la pandemia y a las medidas de bioseguridad no es recomendado usar las prendas que se adquirían anteriormente, mucho menos accesorios, es por esto que en algunos negocios se ofertan trajes de protección, mascarillas, entre otros.

Esto fue precisamente lo que hizo María José Valencia para continuar con las ventas. “Empecé vendiendo por internet y ya ahora en mi local sigo ofreciendo lo mismo aunque las ventas han bajado bastante. Creo yo que es porque hay bastante competencia”, dijo.

Quien no lo ha podido hacer es Tamia Vera y cuenta que está desesperada. A inicios de marzo realizó una inversión bastante fuerte para adquirir prendas de moda y ahora no puede comprar más. “Fue justo antes de la cuarentena así que no he podido recuperar lo que invertí y tal vez no logre hacerlo así que estaré totalmente arruinada. Me preocupa bastante lo que se viene”, dijo.

Endeudados
Otro sector afectado es el de las imprentas ya que, según cuentan algunos propietarios, las deudas que tienen que pagar por máquinas son demasiado elevadas. “Tenemos que siempre pensar en innovar y en nuestro sector es importante contar con buenas máquinas. Yo compré en enero dos máquinas grandes pero no he podido ir pagando los créditos que tengo porque no se ha generado trabajo. En estas dos semanas tampoco se ha movido mucho y esto empieza a desesperar”, comentó Emilio Pilataxi.

Desde y hacia domicilios
Quienes no han podido pagar los arriendos y saben que no podrán pagarlos por algún tiempo, han decidido trabajar en sus casas con envíos a domicilio. “Uso mi auto y yo misma voy a entregar o contrato los servicios de alguien que me ayude pero ahorro bastante”, dice Paulette Rodríguez, quien se dedica a la venta de postres.

Comenta que ha tenido que buscar una alternativa para no dejar morir su negocio y no pasar a ser parte de las cifras de personas sin trabajo.