Comerciantes de Tulcán esperan que existan beneficios para el sector textil y calzado

principalTULCÁN. La realidad para los comerciantes del Carchi sigue siendo la misma, la mayoría de ellos esperan que con la llegada del Primer Mandatario hoy día, cambie esta situación de crisis.

José Loor Almeida es comerciante, vive 22 años en Tulcán, representa al almacén de calzado Yolita, dice que es muy bueno que el presidente llegue hasta la ciudad y vea la realidad por la que están pasando: “
“Esto no es cuestión de comentario ni rumores, es algo real que vivimos, yo vivo 22 años aquí y he palpado la situación comercial, hoy el comercio está deteriorado, me parece un poco irrazonable que no nos tomen en cuenta en la canasta comercial el calzado y textil”.
Loor dice que como “Ecuatorianos somos parte de la protección del producto nacional”.
Además explica que el 90 % de productos que está en el mercado es nacional, tanto de calzado como textil, en donde un 10 o 15 % son exportados, “porque con las salvaguardias casi nadie importa nada”.
Como comerciante pide al Primer Mandatario y a las autoridades competentes que el interés en este problema es que se les incluya el calzado y textil: “no vamos a traer todo el producto de Colombia”.
José hace un ejemplo de los compradores: “el ecuatoriano que viene del interior van a comprar a Colombia el producto que no se fabrica en el país”.
Tulcán ha sido una zona que ha vivido todo el tiempo de intercambio de productos como la ropa, pantalones y calzado, menciona Loor.
Alimentos y electrodomésticos poco, a él le parece bien lo que está incluido en la subpartida: “pero el producto número uno es textil y calzado”.
Otro comerciante del Centro Popular es Néstro Palma, el producto que ofrece es ropa, trabaja casi 15 años en Tulcán, llega a las 7 de la mañana con su esposa a ordenar su puesto, lo que ellos esperan es que haya más economía en la provincia: “tenemos mercadería y trabajo, pero no hay ventas.
“Queremos que se haga un buen proyecto para saber cómo podemos mejorar y seguir trabajando, además, no nos sirve de nada hacer préstamos y tener bastante mercadería si no hay quien nos compre”.
Dentro de la canasta comercial transfronteriza no está incluido el textil ni el calzado: “vamos a quedar en las mismas porque nosotros vivimos del comercio de la ropa y zapatos”. Para él, la mayoría de las personas van a ir hasta Colombia a ver el calzado original, ya que está más barato.
Ayer fue día de feria, eran las 10 de la mañana y no se veía mucha gente. Antes, dice Néstor que a las 7 de la mañana la gente llegaba y se vendía.
Desde que empezó a funcionar el Centro Comercial Popular, hace 23 años, Conchita Males, vendedora, comenta que está crisis se ha sentido muy fuerte, ella no está de acuerdo que se le llame zona deprimida: “deprimidos casi no, nosotros estamos trabajando como siempre, pero sí estamos afectados, algo que nunca había pasado hoy lo estamos sintiendo”.
La canasta comercial le parece absurda: “estamos a unos cuantos pasos de Ipiales, tendríamos que imitar un almacén estrella para que la gente se quede aquí, o más bien construir un muro para que no pase a Colombia”.
“Que absurdo”, dice Conchita, ella no está de acuerdo con este proyecto que está implementado por el Gobierno Nacional.
Ella cree que importar los productos de las subpartidas es por gusto: “la plata es de ellos (compradores) no le podemos decir -no vayan-“. Conchita pone el ejemplo del último feriado que hubo, porque la gente se fue hasta Ipiales.
Con la llegada de Rafael Correa: “ninguna solución nos ha de traer, qué pena que a la gente las tenga solo bla bla bla y nada más, no es de tanta habladuría, las cosas son ya, porque del hecho que estamos aquí hechos pedazos entonces necesitamos nuestra mercadería que estamos vendiendo (textil).
“Queremos que el Presidente deje a los que tienen dinero para que pongan grandes fábricas, porque entre pobres no podemos hacer nada, que reflexione y regrese a los grandes capitalistas para que así regrese el comercio también”.
Además, Conchita también añade que de la provincia del Carchi dependía el comercio para el ecuador entero, aquí hacían las ferias y llevaban a otras ciudades para abastecer. “La venta está mala, ojalá que después se componga para poder salir de esta crisis, acota, José Maji.
En el Centro Comercial Popular hay 1 200 comerciantes, dentro de este centro de acopio existen 450 locales más y 100 stands, en la calle Machala hay 100 más, entre otros.
José Luis Guerrero es representante de este centro comercial, para él la canasta comercial es una opción que el presidente Correa la está poniendo por crisis económica, “es una buena alternativa para nosotros los comerciantes con el único y gran detalle que no estamos formando parte de esta canasta (textil y calzado).

PREOCUPACIÓN
La mayoría de los comerciantes de la ciudad se dedican a estos productos (textil y calzado). José Luis agradece por los créditos, “el cual sí nos beneficia y nos da la alternativa de reactivar la economía. Él insiste “nosotros también queremos formar parte de la canasta comercial”.
En el Popular lo que más se vende es la ropa como chaquetas, camisetas, busos, “somos conscientes que de pronto no estamos incluidos por la producción nacional”, pero si queremos que el Presidente tenga en cuenta que solo es temporal, más bien nosotros deberíamos ser los primeros porque es un gran número de comerciantes que se dedica a este producto que no se quiere incorporar.
Pero, “también hay que ver lo bueno con los productos que se nos da y tratar de buscar la mejor manera para solucionar la crisis”. Tulcán tuvo crisis en la dolarización y la segunda es la que está viviendo, la cual está afectando en gran medida a los comerciantes.