Colombianos festejaron el 3×2 en una panadería

pag-17La música del cantante Lisandro Meza sonó ayer en la panadería “Antojitos de Colombia”. Antes de que inicie el partido entre la Selección cafetera y Bolivia la fiesta estaba encendida.

Allí se reunieron más de 100 colombianos que residen en Ibarra. Ellos no se querían perder el partido de eliminatorias. Con globos, silbatos y cánticos de apoyo los hinchas siguieron minuto a minuto el compromiso. James Rodríguez, quien anotó el primer gol, levantó de los asientos a los fanáticos. Julio César Guzmán, de 64 años de edad, era el más optimista del sitio. Él nunca perdió la esperanza de que su selección iba a conseguir tres puntos fuera de su fortín. En el entre tiempo y cuando los ‘cafeteros’ ganaban 2×0 apareció nuevamente la música de Lisandro Meza. A esa fiesta se unió con un balón de fútbol y con mucha alegría Robin Fonseca, de 26 años de edad. Él es de Bucaramanga y recorre Sudamérica con su show de Freestyle del fútbol. Es decir hace maniobras con la número cinco. Dice que llegó hace una semana a Ecuador y nunca pensó mirar el partido de Colombia en una panadería. Cuatro pilotos, quienes estacionaron sus motocicletas en los exteriores de la panadería, coincidieron con Robin. Ellos en cambio hicieron un paseo desde Pasto y al pasar por la avenida Cristóbal de Troya, decidieron frenar y tomar alguna bebida para refrescarse y alentar al cuadro de José Pekerman. Una vez iniciado el segundo tiempo, los aficionados pasaron apuros. Los dos goles del equipo Boliviano dejaron en silencio la panadería. Julio César, quien es artesano industrial, no podía creer que la valla de Colombia había caído. Pero él no se desanimó y con un silbato motivaba a sus compatriotas a seguir confiando en su equipo. En el tiempo añadido, a los 90+1 minutos, Edwin Cardona le dio la victoria a Colombia. Allí la euforia de mujeres, niños y hombres de todas las edades se desató. Con ese tanto Colombia ganó y en la panadería la fiesta continuó.