Colombia: ¿Volverá la violencia?

Graves consecuencias traerá el anuncio del ex negociador de las FARC, Iván Márquez, de retomar las armas y volver a guerrear contra el Estado colombiano.

Su pretensión de unirse al activo grupo guerrillero llamado ELN, y una supuesta ayuda de Venezuela, amenazan con convertir el enfrentamiento en un problema regional.

Es bien conocido que grupos del ELN operan desde territorio venezolano y también que Maduro ha expresado frases de apoyo a dicho grupo de insurrectos. El Presidente colombiano Iván Duque se refirió a Márquez y a otros dirigentes de las FARC como “una banda de narco terroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro”.

La experimentada periodista María Jimena Duzán recriminó el mandatario colombiano: “No, presidente Duque. Este hecho debe ser abordado más allá de los epítetos belicosos que apelan más al odio que a la templanza. Lo que pasó es grave y no nos digamos mentiras: sí es un duro golpe a la paz”. Márquez ha tratado de justificar su acción argumentando que ni Santos ni Duque han cumplido con la implementación de los tratados de paz. Duzan le dice: “…su decisión de volver a las armas es un acto de la más infinita cobardía”. Colombia luce atrapada en sus ciclos de violencia desde hace más de medio siglo. Ahora se cierra espacio a los partidarios de la paz, a manos de una lucha armada ambiciosa, ilegal y asimétrica.