Colectivos LGBTI piden justicia para Edwin

“A Edwin lo mataron, Edwin no murió” era la frase que repetían decenas de personas que se organizaron en un plantón, este miércoles  en la afueras de la Fiscalía de Imbabura.

Ellos reclamaban justicia por la muerte de Edwin B.  activista por los derechos del colectivo LGBTI en el norte del país, y que fue encontrado sin vida, el pasado martes, en el sector de la Florida, en el sur de Ibarra.

Según versiones de los diferentes colectivos y agrupaciones LGBTI se trataría de un “delito de odio”. Al hoy occiso lo encontraron en el piso, con las manos y rodillas amarradas, en una habitación desordenada y sin signos vitales.

Efectivos élite de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Extorsión y Secuestro (Dinased), fueron convocados al lugar donde hallaron el cadáver. A su arribo, encontraron a Guillermina C., propietaria del lugar, quien les explicó a los uniformados que alrededor de último lunes, escuchó el sonido de la puerta principal del inmueble, notando que un desconocido alto, de tez blanca y con una particular cicatriz en su rostro, abandonaba el sitio.

Como parte de las indagaciones, los uniformados solicitaron más información a la pareja del occiso, quien habría manifestado que el fallecido tenía un carácter agresivo, indicó además que acostumbraba a ingerir bebidas alcohólicas de manera recurrente, haciendo que su comportamiento se torne aún más violento.

Tras los relatos y la fijación de la escena, la Unidad de Criminalística realizó el levantamiento. Cabe agregar que, dentro del informe inicial, el cuerpo no presentó huellas de violencia, por lo que se presume, extraoficialmente, que su deceso sería por sofocación.