Colectivos como Imbabura Pachamama trabajan por el bien de la comunidad

El trabajo de los colectivos, movimientos y organizaciones sociales, se vuelve cada vez más visible. Estas asociaciones surgen por la necesidad de la sociedad de buscar caminos, nuevas posibilidades de dar solución a problemas de la sociedad civil.

Los ciudadanos tenemos la obligación y la responsabilidad de hacerles ver a los gobiernos cuáles son los asuntos y los problemas que nos preocupan.

Son importantes porque, en primer lugar, expresan la diversidad de una nación, y generan contribuciones y logros significativos en muchos campos, desde aquellas que llevan algún tipo de ayuda a personas que viven en necesidad en zonas rurales, hasta otras organizaciones que han logrado litigios o han enfrentado cualquier tipo de corrupción o injusticia.

“En la provincia de Imbabura, se observa la conformación de importantes colectivos sociales; uno de ellos es el Colectivo Imbabura Pachamama cuyo objetivo es crear y fortalecer espacios que fomenten las capacidades sociales, culturales, políticas y ambientales de los ciudadanos para el progreso de provincia.

A partir de la llegada de la pandemia y la crisis, en nuestro entorno se han hecho visibles realidades muy duras de sectores en estado de vulnerabilidad y también hemos tomado conciencia como humanidad sobre la importancia del cuidado del medioambiente.

Oscar Caicedo, es el coordinador del Colectivo Imbabura Pachamama, cuenta que al momento se financian con recursos propios o aportes de los integrantes de la organización; y aspiran próximamente a crear una fundación que les permita gestionar proyectos con organismos internacionales que pueden brindar valiosos aportes para continuar con esta iniciativa de ayuda.

“Hoy con la pandemia nos damos cuenta que debemos voler a la Pachamama, a consumir productos naturales, a respirar aire puro” dijo Caicedo.

En Pimampiro
Bajo un pedido del cantón Pimpiro, el colectivo decidió ayudar con kits alimenticios a personas adultas mayores que se encuentran en situaciones difíciles, Caicedo cuenta que algunos viven solos y ni siquiera tienen para la alimentación. “Nosotro somos un movimiento apolítico, hicimos una minga y logramos conseguir alimentos para entregar kits alimenticios a 135 adultos mayores”, expresó.

Son 100 integrantes distribuidos en toda la provincia, trabajan en temas de cuidado ambiental, reforestación de árboles nativos y huertos orgánicos.

A todos quienes deseen sumarse a esta iniciativa o recibir capacitaciones sobre este tema, el colectivo está abierto a entablar un diálogo, lo único que se necesita es tener buena voluntad.