COE Tulcán quiere que frontera siga cerrada

El anuncio del presidente de Colombia, Iván Duque sobre la posible apertura de Rumichaca tuvo su respuesta institucional. El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) del cantón Tulcán, solicitará a las autoridades nacionales, que Rumichaca continúe cerrado al menos hasta diciembre.

El anunció lo hizo Cristian Benavides, alcalde de Tulcán, tras la última reunión del organismo. “Al momento que se abra la frontera podemos hacer colapsar el sistema de salud en nuestro hospital. Recordemos que la salud acá es gratuita”, mencionó Benavides. Su tesis se basa en un posible incremento de pacientes colombianos que lleguen hasta la casa de salud por atención.

Otro de los argumentos expuestos pasa por el tema de seguridad. El poco personal que se tiene al momento en la Fuerza Pública no estaría acorde al número de migrantes, turistas y personas que llegarían a la capital carchense y que cruzarían el paso fronterizo. “Tanto Policía como Militares están cuidando el cerco epidemiológico y trabajando en el tema de seguridad”.

Pero Benavides va más allá. El cree que primero debe realizarse una apertura del puente solo para los comerciantes del cantón Tulcán, a través de los acuerdos binacionales que ya se encuentran suscritos. “Esto es para cumplir con la canasta transfronteriza y familiar, lo que implica que solo se habilite para nuestros comerciantes minoristas”, puntualizó Benavides.

Para Bayardo Martínez, jefe político de Tulcán, la propuesta del COE cantonal es aplazar la apertura del puente hasta enero del próximo año.

Al momento el cuadro de contagios de las dos localidades es crítico. En Carchi, se tienen 2918 contagios y 98 fallecidos, según el reporte que ayer hizo el COE Nacional.

Mientras en Nariño se tienen 20 365 personas infectadas y 739 fallecidas. Tanto Tulcán como Pasto, por ser las capitales son las ciudades más afectadas por la pandemia.

El sábado pasado, el mandatario colombiano habló sobre esta posibilidad con su homólogo Lenin Moreno y que el ministro de Salud de Colombia, Fernando Ruiz, se había reunido con la mesa de expertos para evaluar los riesgos.