Civismo de los estudiantes en el juramento a la Bandera

bndera1IBARRA. El juramento a la Bandera se desarrolló ayer en la mayoría de instituciones educativas de la provincia de Imbabura.Varios planteles optaron por adelantar la ceremonia cívica, que debía realizarse hoy, pero tuvo que cumplirse antes debido a la posesión del presidente Rafael Correa.

Fiesta cívica. Con sus uniformes de gala, los estudiantes de tercer año de bachillerato acudieron a las instituciones para cumplir con su deber cívico de jurar veneración y respeto a uno de los símbolos patrios del Ecuador: la Bandera Tricolor.  Y es así que quienes están a punto de convertirse en bachilleres demostraron el amor a la Patria a través de este momento cívico. Padres de familia, hermanos y amigos acompañaron a los estudiantes en este momento especial que antes se realizaba el 27 de Febrero. Lo importante es que se llevó a cabo con respeto.

Una ceremonia especial. La emoción era evidente en Wilson Tanaí, Erick Alemán, Miguel Sarabia, Alexis Coral y Cecilia Pupiales, ellos son los cinco jóvenes que juraron la Bandera en el Instituto de Educación Especial de Ibarra.  Rosa Pinto, directora del plantel, explicó que participan los jóvenes que culminaron su preparación educativa y egresarán de la institución, en su mayoría, tienen 20 años de edad y están listos para ser incluidos en el ámbito laboral.  El nivel de desenvolvimiento, el grado de participación y comportamiento son parámetros que se toman en cuenta al momento de designar al abanderado en el Instituto de Educación Especial.

“Es un honor tener a mi hermano como parte de mi familia; me ha llenado de mucho orgullo”, dijo Carlos Alzamora, hermano de Wilson Tanaí, abanderado del Instituto de Educación Especial; él nació con el 80% de discapacidad en el desarrollo cerebral.
Carlos dijo que ve a su hermano como un ser especial no por la discapacidad sino porque tiene muchos valores. Wilson también es un destacado deportista. Ahora acudirá a cursos en la Casa de la Juventud en Otavalo.
“El aprender con ellos, entenderles es un reto diario pero no una carga; entendí que mi casa está bendecida por el simple hecho de que mi hermano está ahí, él aprecia a  la gente que le regala una sonrisa; el cariño de ellos es muy sincero”, enfatizó Carlos.

Mira la fotogalería AQUÍ