Ciudadela Municipal, un barrio que pide seguridad

ciudadela-municipalIBARRA. ‘La gente amable y unida es lo que caracteriza a mi barrio”, son las palabras que Teofilo Carcelén, presidente de la Ciudadela Municipal Yuyucocha.

La ciudadela está llena de gente atenta, posee pocos y pequeños sitios que se pueden visitar. Los moradores se sienten satisfechos ya que el cambio hace años atrás ha sido positivo, dijo.
Oliva Aizaga es la propietaria de un Bazar y Papelería. Ella junto a su familia vive en la ciudadela desde hace 15 años atrás. Comenta que aunque su ciudadela es tranquila le hace falta seguridad.
“Desearía que las autoridades puedan tomarnos en cuenta para que puedan instalar una UPC (Unidad de Policía Comunitaria), todos los barrios necesitan de seguridad pero nuestra ciudadela no posee este servicio”.
Ella hace un año instaló su negocio y dice que le ha ido muy bien ya que existen muchos jóvenes en el sector debido a que la Granja Experimental de la UTN está ubicada en la ciudadela. “Me va bien con mi negocio, además los chicos son muy educados, me gusta vivir en este sector”, aseguró.
Una de las primeras personas en construir su vivienda fue Janeth Díaz, ella señala que antes solo había terrenos vacíos que eran descuidados y que poco a poco la ciudadela fue mejorando. Janeth dice que le falta mantenimiento a su barrio, la ciudadela posee un parque que es el único en el sector y no cuenta con el cuidado necesario.
Los moradores piden que haya lugares para que los jóvenes puedan distraerse sanamente. Unas canchas de fútbol, básquet y juegos para niños son las cosas que los habitantes piden para su ciudadela.
Uno de los atractivos que posee es la gruta del Divino Niño, los habitantes aseguran que llegan hasta el lugar para orar o sentir un momento de paz.

PRESIDENTE
Teofilo Carcelén es el representante de la ciudadela Municipal Yuyucocha, explica que el barrio posee alrededor de 600 habitantes. Teofilo dice que realizan mingas para que el sector permanezca limpio y que posee todos los servicios básicos gracias a la ayuda de los habitantes. Además señala que la ciudadela cuenta con una alarma para evitar robos, esto se lo instaló por cuenta propia de los ciudadanos.
Todas la personas que habitan en este sector son amables y piensa que eso es gratificante. “Los niños, jóvenes, adultos son educados y puedo afirmar que estoy al frente de una ciudadela unida”, señaló.

JÓVENES
De igual manera los jóvenes necesitan de lugares en los que puedan divertirse, pero no cuentan con estos sitios.
Los estudiantes de la Granja Experimental UTN también forman parte de esta ciudadela y lo que piden es que el barrio sea tomado en cuenta por las autoridades municipales para que puedan seguir creciendo, se amplíen todos los servicios y sobre todo exista la seguridad que nos de confianza.