Ciudadela Los Lagos, rincón de Otavalo

p12f1

OTAVALO. Ubicada al noroccidente de la ciudad, entre Cotama y el río Tejar, se encuentra la Ciudadela Los Lagos. Los terrenos que hace décadas pertenecían a la hacienda San Vicente, hoy en día se ha poblado rápidamente.

Inicios. La historia de esta ciudadela empieza hace aproximadamente 26 años atrás, ‘Había pocos pobladores en ese entonces, recuerdo que cuando vine a vivir acá éramos solamente cuatro familias’ recuerda Nancy Michilena, moradora del sector. Hoy en día en Los Lagos viven 250 familias.

Cambios. Poco a poco las cosas han ido mejorando en este sector de la ciudad. Hasta hace poco más de un año los caminos no estaban adoquinados pero en la actualidad todas las calles están adoquinada y se encuentran construyendo veredas en toda la ciudadela. Este trabajo ha sido gestionado por la actual directiva, encabezada por Marco Cisneros y ha tenido el apoyo de la municipalidad.

Características. Los habitantes y transeúntes coinciden en opinar que lo mejor de esta ciudadela es la amabilidad de las personas. Carmen de la Torre, moradora del lugar asegura que todos los vecinos que aquí habitan son unidos y la predisposición para trabajar en equipo también es otra de las características de Los Lagos.

Recientemente, se realizó un reglamento de convivencia, para evitar el consumo de alcohol en la vía pública, para lo que se tiene el apoyo de la Policía Nacional y que ha tenido un buen resultado y aceptación por los vecinos, dijo Silvia Flores, habitante.

Otro lado. No todo es color de rosa en Los Lagos, en el área verde que está frente a la capilla y Centro Infantil ‘Caritas Alegres’, vecinos de los alrededores, todos los días arrojan basura a plena luz del día, lo que molesta y preocupa al personal que labora en el Centro educativo.

Verónica Rojas, docente del lugar, asegura que diariamente recogen basura en este sector, han puesto tachos de basura pero ha sido peor, dice Rojas, pues los habitantes cercanos utilizaron los mismos para dejar la basura que producen en sus hogares, añade la profesora del Centro Infantil.