Cuatro ciudadanos fueron descubiertos mientras distribuían estupefacientes

ZONA 1.- Un fuerte golpe al narcotráfico y la delincuencia organizada dieron un grupo de uniformados luego de incursionar en una finca, desde donde se estaría distribuyendo gran cantidad de sustancias estupefacientes sujetas a fiscalización a las diferentes provincias del país.

El accionar se desarrolló la madrugada de ayer, según la información remitida por los miembros de la Policía Nacional.

Intenso operativo
Los miembros de la Dirección General de Inteligencia (DGI) de la Policía Nacional, en coordinación con el personal de inteligencia de las Fuerzas Armadas, conocieron que en el interior de una propiedad, ubicada en el sector Los Tubos, en la parroquia General Farfán, se encontraban varios sacos de yute y una camioneta Ford color ploma con placa de la provincia de Pichincha, en donde se habría construido un doble fondo para movilizar gran cantidad de alcaloide a las diferentes provincias del país.

Tras obtener la información se realizaron acciones operativas con miembros de la Unidad Subzonal de Antinarcóticos de Sucumbíos y se ejecutó la operación policial denominada ‘Amanecer 1’. No tardaron muchos minutos en descubrir las actividades ilícitas que se estaban desarrollando en el sitio.

Resultados obtenidos
En el interior de la propiedad fueron aprehendidos el ecuatoriano Cristian Fabián B. y los colombianos Deimer Armando S., Washintong Joao B. y José J., quienes inmediatamente fueron puestos a órdenes de la autoridad competente y trasladados hasta el Centro de Detención Provisional correspondiente.

En poder de los sospechosos se encontraron 200 paquetes en forma de ladrillo que contenían una sustancia blanquecina, que tras la prueba de campo correspondiente dio positivo para cocaína.

Además se incautaron una motocicleta marca Yamaha XTZ 200, un vehículo marca Ford color plomo, nueve teléfonos celulares, 30 billetes de 20 dólares, un arma de fuego marca Glock con dos alimentadoras, un arma de fuego tipo Mosverk calibre 16, 16 municiones y tres balanzas digitales.

El accionar fue comunicado enseguida al fiscal de turno del cantón, quien dio luz verde a la judicialización de los ciudadanos detenidos.