Ciudadanos se adelantan para visitar a sus difuntos

En el cantón Otavalo están prohibidas las visitas en los ocho cementerios, del 24 de octubre al 4 de noviembre. Marcelo Burbano, secretario del COE cantonal, explicó que la restricción es solo para visitas.  Sí estarán permitidos los sepelios; si el deceso es por Covid-19 podrán asistir hasta cinco personas; si es por otra causa, podrán acudir hasta treinta deudos.

En el caso de Ibarra aún se espera que el COE cantonal se pronuncie. Sin embargo los ciudadanos están aprovechando estos días para llegar con flores o simplemente con una oración a las tumbas de sus seres queridos.

“Nosotros estamos a la espera de lo que determine el COE Nacional y el COE cantonal sobre la apertura o no del camposanto. En estos días como usted mira han estado viniendo los familiares de los difuntos a dejar sus flores ya visitarlos, pero claro no llegan en grandes cantidades, nosotros estamos controlando eso, sobretodo que se respete el distanciamiento”, dijo Segundo Quilosoto administrador del Jardín de Paz.

El mismo panorama y la misma incertidumbre tienen los administradores del resto de campos santos que tiene la ciudad de Ibarra. Desconocen si el COE cantonal autorizará o no las visitas en los cementerios el 2 de noviembre próximo.

Ayer tratamos de tener una versión de la alcaldesa de Ibarra, Andrea Scacco sobre este tema pero no fue posible. Sin embargo fue el Vicealcalde Marco Antonio Hadathy quien dijo que se espera que el próximo miércoles se conozca sobre una resolución al respecto. La mayoría de concejales del cantón igualmente desconocen de este particular.

“En algunos cementerios del país dicen que no van a atender el 2 de noviembre por consecuencia de la pandemia, es por eso que nosotros decidimos venir con anticipación a visitar a nuestros seres queridos, en este día por ejemplo no han existido muchas personas y eso es bueno para evitar aglomeraciones de personas”, dijo Lucía Pazmiño.

Ayer en un recorrido realizado por EL NORTE por los cementerios de Ibarra se verificó la presencia de ciudadanos visitando a sus seres queridos. No se visualizaba tampoco la presencia de vendedores como aproximación de la fecha del Día de Difuntos.

“Estamos trabajando en un plan de contingencia que nos permita, junto a los municipios, poder precautelar, salvaguardar la vida de los ecuatorianos en estas aglomeraciones que se puedan dar durante las visitas a los cementerios del país”, así lo indica Rommel Salazar, director del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos.

Con el obispo de Ambato, Geovanny Pazmiño, se organizarán misas virtuales para pedir por quienes han perdido algún familiar. “La propuesta busca que los casos de coronavirus no se incrementen”.

En el caso de Ibarra las celebraciones religiosas ya se han retomado de forma presencial, desde luego cumpliendo con las medidas de bioseguridad. Se espera que las celebraciones sigan cumpliendo las medidas exigidas.