Cinco extranjeros purificados en Fakcha Llakta Otavalo

justiciaindigena
Otavalo.- Otro caso de justicia indígena se dio ayer en la comunidad Fakcha Llakta, parroquia Miguel Egas Cabezas. No fue un ajusticiamiento sino un purificación a cinco personas extranjeras. De acuerdo al informe policial las personas fueron procesadas por el delito de robo.

 

Dio ayuda y lo robaron. “Le dieron la mano y se tomaron el codo”. Es un adagio popular que calza en la situación que vivió Jhon Jairo Santacruz Morales. El pequeño comerciante dio trabajo y hospedaje a una familia extranjera que llegó a Otavalo tras la grave crisis de su país. El acto bondadoso se convirtió en una pesadilla para el otavaleño, que vio como sus ‘allegados’ lo estaban robando sistemáticamente.

Los ciudadanos retenidos fueron Jorsan Alexander L.M de 29 años; Lisbeth Andreina C.P de 29 y Jasmeli del Rosario F.Q de 35 años. Según detallaron los comuneros desde hace un mes y medio atrás, Santacruz alojó en su casa a los extranjeros quienes ocasionalmente le colaboraban con la mano de obra de un taller y almacén de telas ubicado en la calle Atahualpa en la ciudad de Otavalo.

Detalles. Según narró Santacruz, desde el almacén los extranjeros le estaban sustrayendo las telas. Así quedó comprobado tras verificar en las habitaciones de los mismos. “En los cuartos se encontró parte de las telas sustraídas, el perjuicio bordea los mil dólares”, explicó el afectado.

Tras conocerse el ilícito, las autoridades comunitarias realizaron la asamblea respectiva para analizar la aplicación de la justicia indígena a los afectados. “Nosotros lo que hicimos fue sanar el alma, espíritu y mente para que ellos puedan cambiar y ya no sigan con esas malas energías”, explicó Cristian David Gualsaquí, presidente de la comunidad.