Cinco años sin rastro de Marcelo Muñoz

muñoz

Ibarra.- Han pasado 1 825 días desde que Marcelo Muñoz fue secuestrado de la casa de sus padres, ubicada en Yahuarcocha.

La agonía de sus familias aumenta cada día, sin embargo no han recibido ninguna respuesta por parte de las autoridades. Desde el 1 de junio de 2013 la vida de la familia Muñoz-Buitrón dio un doloroso cambio.

Para su esposa Yolanda Buitrón y sus tres hijos, la ausencia del jefe de hogar es una mezcla de agonía, desesperación e impotencia. Ningún miembro de la familia ha escatimado esfuerzo alguno para tener al menos una noticia del secuestrado, sin embargo las pruebas de vida del ibarreño y las llamadas de los captores terminaron el 1 de mayo de 2014.

Dolor. El pasado 13 de abril fue una fecha inolvidable para la familia ibarreña. El mismo día que ellos ofrecieron una eucaristía por la vida y salud de Marcelo, el presidente Lenin Moreno confirmó, varias horas antes, el asesinato de un periodista, un fotógrafo y un conductor de diario El Comercio.

A pesar de la muerte de los tres secuestrados, Yolanda Buitrón, esposa de Marcelo, no pierde ni un segundo la esperanza de que su compañero de vida entre sano y salvo por la puerta de su hogar.

Diario EL NORTE se comunicó vía telefónica con Yolanda la tarde de ayer, pero no quiso emitir ninguna declaración. Al mencionar que hoy se cumplen 5 años del secuestro la mujer con notable tristeza dijo que no se encontraba bien y que prefería no dialogar.

Rompió el silencio. El último 4 de abril, Yolanda Buitrón mediante rueda de prensa, emitió las primeras declaraciones sobre el secuestro de su esposo. Por pedido de la Policía Nacional y para no entorpecer la investigación, la mujer jamás dio a conocer el hecho a los medios de comunicación.

El silencio no ayudó mucho a la familia, ya que ni la Policía ni la Fiscalía, tienen indicios del caso y peor del lugar donde podría estar el ibarreño.

Bajo el lema #NosFaltan4 la mujer alzó a su voz a las autoridades provinciales y nacionales cuando se contaban uno a uno los días que estaban desaparecidos los periodistas en la frontera con Colombia.

Para la familia Muñoz el acto de solicitar a los grupos discidentes la liberación del grupo periodístico, les dio la fuerza necesaria para no callar más y dar a conocer que en Imbabura el drama de un secuestrado se ha escondido durante cinco años.

No cumplieron con su palabra. Luis Muñoz, padre de Marcelo, detalló, mientras sostenía la fotografía de su hijo, que ellos entregaron el dinero acordado con los secuestradores, pero ellos no cumplieron con la entrega.

El ibarreño debía ser dejado en la frontera con Colombia, pero nunca más se comunicaron con la familia. Durante el tiempo en cautiverio de Marcelo, su madre doña Beatriz Loza falleció.

La desaparición de su hijo carcomió su salud y murió con el dolor de saber que le arrebataron a su hijo Marcelo. Don Luis se quedó solo y en su familia ahora faltan dos.

Revivieron el dolor. El 30 de mayo, Cristián Segarra, hijo de Efraín Segarra, conductor de diario El Comercio, recibió la camioneta de su padre. Segarra, junto con el periodista Javier Ortega y el fotógrafo Paúl Rivas, fueron asesinados en la frontera norte.

Cuando Cristián recibió el automotor no pudo contener las lágrimas. La entrega se realizó en los patios de retención vehicular de Calderón, norte de Quito. Los cuerpos aún no han sido recuperados.

Importante…

No existen resultados

Los familiares de Marcelo han dado a conocer el caso al expresidente Correa y al mandatario Lenin Moreno. El Ministerio del Interior también está al tanto de la situación, sin embargo no han recibido respuesta.

Cifra

Hijos tiene Marcelo. Su hija mayor se casó en los últimos años. Ellos anhelan que su padre regrese.