Cinco agentes resultaron golpeados en Otavalo

Treinta y siete Agentes de Control Municipal, ACM, fueron parte del operativo para evitar que comerciantes se instalen en el canchón del mercado Copacabana la madrugada del miércoles. Según Ana Méndez, jefa de las ACM, cinco miembros de esta fuerza pública resultaron con golpes de objetos contundentes durante esta intervención.

Las acciones iniciaron la tarde del martes. Los ACM permanecieron en el canchón que estuvo vallado por todos sus ingresos con la finalidad de custodiar y precautelar el buen uso de este espacio público, así lo asegura Méndez.

“Aproximadamente a las 02:00 de la madrugada del miércoles pudimos divisar aproximadamente a 200 comerciantes que se reunieron en el socavón de la Virgen de Monserrat y se dividieron por tres flancos con la finalidad de ingresar al canchón.

Con 37 agentes teníamos que precautelar los tres ingresos con a finalidad evitar que se tomen este espacio que no está autorizado para ninguna actividad comercial. Con la cantidad de agentes que teníamos y sin el apoyo de Policía Nacional, fue imposible evitar esto”, explicó Méndez.

Según la funcionaria, los comerciantes, “en actitud agresiva y armados con palos, lanzas y alicates, pasaron por encima de los agentes” y se tomaron la calle. Méndez señaló también que los comerciantes estratégicamente usaron a mujeres y niños para encabezar la toma del canchón. En menos de quince minutos, los vendedores se apoderaron de este espacio y los ACM tuvieron que retirarse.

Alberto Chuquimarca, ACM que estuvo en el operativo, aseguró que estuvo a punto de ser ‘secuestrado’ por los comerciantes que intentaban apoderarse de la calle. “Luego de varios forcejeos, uno de los comerciantes dijo ‘llevémonos a uno’ y empezaron a jalarme. Mis compañeros lograron rescatarme. La actitud de los comerciantes fue agresiva. Nosotros utilizamos gas pimienta pero por el viento fuimos nosotros los afectados”, indicó Chiquimarca.

Extraoficialmente, los comerciantes aseguraron que ellos no fueron armados y que las agresiones partieron desde los ACM.