Ciclovías en Ibarra se activan por la pandemia covid-19

Las ciclovías en Ibarra es una solución de movilidad. la bicicleta es un medio que ayuda a cumplir el distanciamiento social.

 

IBARRA.- Martha Almeida de 39 años de edad, comerciante, desempolvó una bicicleta que se había comprado antes de que inicie la pandemia. Ella vive en Bellavista de Caranqui y desde este sector recorre 8 kilómetros casi todos los días para movilizarse y adquirir sus productos para la venta. Asegura que su primer impacto fue ver como la avenida El Retorno se había transformado con ciclovías en Ibarra.

Como ella hay decenas de ibarreños que empezaron a usar estas rutas como medida de prevención frente al Covid-19. Para muchos la ‘Ciudad Blanca’ es la urbe perfecta para rodar sin problema.

Puntos de vista.
En la capital imbabureña se están habilitando carriles para bicicletas —en principio, provisionales— por allí donde antes circulaban los automóviles. Para Carlos Revelo, expedalista y propietario de un almacén de bicicletas tiene claro el panorama. “La bici reduce las multitudes en los buses. La bici no contamina, debería ubicar más estacionamientos para bicicletas en las instituciones públicas.

Y debería seguir sumando kilómetros de ciclovias en Ibarra, como en Colombia o en Europa.

Por mi parte yo estaría gustoso de dictar cursos para el uso adecuado de la bicicleta, y unas charlas de mecánica básica, porque estoy convencido que juntos venceremos a este coronavirus, y la contaminación atmosférica”, dice.

Según los expertos una de las alternativas para combatir al coronavirus es con la bicicleta. ¿Por qué? ¿Cómo? Se constata que los ciclistas pueden mantener mejor la distancia de seguridad de entre 1,5 y 2 metros que, por ejemplo, los usuarios del autobús.

Juan Manuel Mantilla, gerente de la Empresa Pública de Movilidad (Movidelnor) dice que se crearon en Ibarra las ciclovías alternativas temporales que facilitan que la gente de los diferentes barrios circulen al centro de la ciudad. Además asegura que con ese proyecto de movilidad se impulsa al distanciamiento.
“Hay un alto número de ciudadanos que usan la bicicleta. Hay que tomar en cuenta que tenemos que prevenir el contagio del resto de los ciudadanos del Covid-19”, dice Mantilla.

Otra realidad
En Europa la cultura de movilidad en las vías cada vez más gana terreno. De lo que hay que estar seguro es que el coronavirus ha provocado un cambio en el paisaje urbano de las ciudades en España, Alemania, Italia, Francia, Portugal, Gran Bretaña entre otras.

La alternativa de movilidad en medio de la crisis

Ayuda al ecosistema Además, en el aspecto medioambiental, al ser la bicicleta un vehículo que no usa combustible, contribuye en la reducción de la contaminación de la ciudad y mejora el estado físico de quienes la usan.

Motivos. La crisis económica mundial y la caída en los precios del petróleo han impulsado la aparición de medios alternativos de transporte como la bicicleta.

Publicitan En Quito se promocionan las bicicletas eléctricas, que se diferencian de las tradicionales porque incorporan un motor eléctrico que impulsan recorridos más grandes y no emiten gases tóxicos a la atmósfera.

Uso Esta bicicleta es muy versátil para usarla en terrenos irregulares.

Ayuda al ecosistema Además, en el aspecto medioambiental, al ser la bicicleta un vehículo que no usa combustible, contribuye en la reducción de la contaminación de la ciudad y mejora el estado físico de quienes la usan.

Motivos. La crisis económica mundial y la caída en los precios del petróleo han impulsado la aparición de medios alternativos de transporte como la bicicleta.

Publicitan En Quito se promocionan las bicicletas eléctricas, que se diferencian de las tradicionales porque incorporan un motor eléctrico que impulsan recorridos más grandes y no emiten gases tóxicos a la atmósfera.

Uso Esta bicicleta es muy versátil para usarla en terrenos irregulares.